Psicología aplicada a la ficción: Afrontar los problemas

Math pun intended :3

La vida es injusta, y eso no lo puedo cambiar. Lo que sí que puedo hacer es intentar que este artículo os ayude en vuestro ámbito personal, por lo que dejaré que extrapoléis por vosotros mismos todo esto a la ficción, para que sea más accesible para todos. Hoy vamos a hablar de cómo afrontar los problemas.

Todos y cada uno de nosotros tenemos problemas. Tarde o temprano llegan, y aunque algunos se van fácilmente, otros parece que están decididos a quedarse. Los problemas causan estrés, y ese es el primer tópico que hay que abordar.

El estrés

El estrés es inevitable, lo importante es cómo manejarlo

El estrés es una sensación de tensión y presión. Pequeñas cantidades de estrés pueden ser beneficiosas, deseables o incluso saludables (por ejemplo, el estrés positivo puede aumentar el rendimiento deportivo), y juegan un factor en la motivación, adaptación y reacción al ambiente. Pero las cantidades excesivas de estrés pueden conducir a daños corporales como ataques al corazón, úlceras o depresiones, entre otros. El estrés puede ser externo y relacionado con el entorno, pero también puede crearse a través de percepciones internas que causan que un individuo experimente ansiedad u otras emociones negativas. Los seres humanos experimentan estrés, o perciben las cosas como amenazantes, cuando no creen que sus recursos para afrontar los obstáculos son suficientes para lo que demanda la situación.

El estrés es algo neutro, y podemos verlo como bueno o malo, demasiado o muy poco. El estrés puede motivarnos al igual que desmotivarnos. Tener demasiado estrés nos paraliza, mientras que no tener ningún estrés nos impide ponernos en movimiento.

Un estresor es cualquier evento, experiencia, o estímulo ambiental que causa estrés en un individuo. Se perciben como amenazas o desafíos para el individuo y pueden ser tanto físicos como psicológicos. Los estresores afectan más a la salud del individuo cuando son crónicos, altamente perturbadores, o se perciben como incontrolables. Los estresores suelen clasificarse en cuatro categorías:

  1. Crisis y catástrofes

Impredecibles y totalmente fuera de control por el individuo, como desastres naturales, guerras, etc. Estos estresores causan muchísimo estrés en la vida de una persona.

  1. Eventos principales de la vida

Matrimonio, ir a la universidad, muerte de un ser querido, nacimiento de un hijo… Pueden ser positivos o negativos, y son causas raras de estrés. La cantidad de estrés que producen depende del tiempo que ha pasado desde el evento y si es algo positivo o negativo. A más reciente es el evento, menos estrés causa. Si es positivo, normalmente no produce estrés (y si lo produce, es trivial), mientras que si es negativo puede acarrear problemas de salud.

  1. Microestresores

Tomar decisiones, cumplir plazos, colegio, atascos, encuentros con personas irritantes… Este tipo de estresor suele incluir conflictos con otra gente. Los microestresores son diferentes para cada individuo (hablar en público es algo muy estresante para algunos, por ejemplo). Dentro de los microestresores, hay tres tipos de conflictos psicológicos que pueden causar estrés:

  1. Conflicto aproximación-aproximación: Elegir entre dos alternativas igual de atractivas: ¿Este libro o este otro?
  2. Conflicto evitación-evitación: Elegir entre dos alternativas igual de malas: ¿Prefiero fregar los platos o barrer la cocina?
  3. Conflicto aproximación-evitación: Elegir si tomar parte o no en algo que tiene tanto cosas buenas como malas.
  4. Estresores ambientales

Contaminación, ruido, calor, tráfico. Pueden (aunque no siempre) afectarnos negativamente sin que nos demos cuenta de ello, y producir estrés.

El modelo de los seis tipos de estrés (Daniele Trevisani, 2009)

Trevisani define el estrés como el resultado de una confrontación entre las metas y los niveles de energía de cada individuo. Los seis tipos de estrés serían:

  1. Estrés bio-energético: Estresores físicos cuyo requerimiento de energía sobrepasa la capacidad del individuo de generarla en un momento dado. Este estrés se puede ver producido por actividades que reducen la energía del cuerpo, como dormir mal, mala dieta, cambios en los biorritmos…
  2. Estrés psico-energético: Ansiedad crónica o aguda, problemas emocionales, estados alterados de conciencia, reflexión mental elevada, sentimientos de soledad e incomprensión, escasez de aceptación social, deprivación de comunicación interpersonal, relaciones sociales forzadas…
  3. Estrés de microhabilidades: Aparece cuando el individuo solo tiene capacidades parciales en habilidades cruciales para el desempeño de una tarea. Por ejemplo, baja coordinación en los dedos para aprender a tocar el piano.
  4. Estrés de macrohabilidades: Ocurre cuando las competencias de un individuo son insuficientes para el nuevo ambiente en el que se desarrolla, y suele estar acompañado de la inacción para salvar esa brecha de capacidades. Por ejemplo, que yo quiera vivir y trabajar en Japón pero no tengo ningún conocimiento de japonés, ni intención de aprenderlo.
  5. Estrés de ausencia de planificación: Bajas habilidades en el manejo del tiempo, definición de metas y pasos. Falta de confianza o experiencia en transformar ideas o metas en metas y pasos alcanzables.
  6. Estrés de valores: Pérdida del sentido o el propósito de algo, pérdida de ideales y valores, el sentimiento de que no hay nada en lo que creer, o que la realidad no tiene sentido, o sentirse vacío por dentro.

Estos seis tipos de estrés pueden afrontarse, según este modelo, mediante dos enfoques: Las estrategias de reducción, que consisten en reducir objetivos y metas en pasos que concuerden con los niveles de energía del individuo (dividirlo en partes más pequeñas y manejables); y el refuerzo del individuo, que se basa en la adquisición de herramientas específicas para esa área concreta, a través de entrenamiento, consejo, y cambios de vida que puedan ayudar al individuo a restablecer los niveles correctos de energía para lograr las tareas deseadas.

Bien, ahora que ya conocemos un poco el estrés, sus causas, y sus tipos (y de paso nos llevamos dos formas de enfrentarnos al estrés: Estrategias de reducción y Refuerzo del individuo), vamos a entrar en materia.

Las estrategias de afrontamiento, o Coping

Las estrategias de afrontamiento (o como se conoce en inglés, Coping) se basan en dedicar un esfuerzo consciente a resolver problemas personales e interpersonales, y buscar cómo controlar, minimizar o tolerar el estrés o el conflicto. La efectividad del coping depende del tipo de estrés y/o conflicto, el individuo en particular, y las circunstancias.

El coping puede ser bueno (estrategias adaptativas y constructivas) o malo (estrategias desadaptativas y perjudiciales). El tipo de afrontamiento está influido por la personalidad, pero también parcialmente por el entorno social (especialmente la naturaleza del ambiente estresante).

Hay cientos de estrategias de afrontamiento, pero podemos agruparlas en tres tipos:

  1. Enfocadas a la evaluación: Modificar la manera en que pensamos sobre un problema para reducir el estrés que nos produce el mismo, por ejemplo, distanciándonos del mismo, alterando nuestras metas y valores… Adaptar nuestro pensamiento.
  2. Enfocadas al problema: Reducir o eliminar directamente el estresor. Tratar la causa del problema, por ejemplo, buscando información sobre el problema y aprendiendo nuevas habilidades para resolverlo. Adaptar nuestra conducta.
  3. Enfocadas a la emoción: Cambiar la reacción emocional propia, por ejemplo, distrayéndose, gestionando sentimientos hostiles, meditando… Gestionar las emociones que acompañan a la percepción del estrés. Es un mecanismo para aliviar el estrés mediante la minimización o prevención de los componentes emocionales del estresor. Es muy utilizado con estresores incontrolables (muerte de un ser querido, diagnósticos de enfermedades), y aunque algunos de estos mecanismos pueden aliviar durante breves periodos de tiempo, pueden ser negativos si se mantienen en el tiempo. Adaptar nuestras emociones.

A veces es la mejor opciónLos estudios apoyan la creencia de que por lo general los hombres suelen usar el enfoque al problema, y las mujeres el enfoque a la emoción. 

Por lo general, la gente usa una mezcla de estos tres tipos de estrategias, y nuestras habilidades de afrontamiento cambian con el tiempo. Todos los métodos pueden ser útiles, pero hay cierto consenso de que las personas que utilizan estrategias enfocadas al problema suelen ajustarse mejor a la vida, porque permiten al individuo una percepción de mayor control sobre sus problemas, mientras que las estrategias enfocadas a las emociones pueden llevar a veces a la reducción de esta percepción de control (afrontamiento desadaptativo). Percibir que uno tiene control sobre sus problemas es un gran reductor de estrés.

Técnicas de afrontamiento positivas y adaptativas

-Anticipación: Reducir el estrés de un desafío anticipando como será y preparándose para ello.

-Buscar el apoyo social de otros

-Enfoque al significado: Concentrarse en encontrar el significado o causa de la experiencia estresante, y aprender de la situación.

-Evitar pensamientos o circunstancias que causan estrés, por ejemplo, si me estresa pensar en que todos moriremos algún día, dejar de pensar en ello es lo mejor que puedo hacer.

-Nutrición adecuada, ejercicio, buen sueño. Ejercicio físico y técnicas de relajación.

-Humor: Uno de los métodos más positivos que se pueden usar para afrontar situaciones dolorosas. Se sienten las cosas por completo pero se dominan convirtiéndolas en diversión.

-Pensar cosas positivas, valorarse a sí mismo.

-Manejar bien el tiempo, planear y pensar con antelación.

-Expresar emociones y comunicarse con otros

-Buscar nuevas actividades.

El apoyo social es una forma genial de solucionar problemas y manejar nuestros sentimientosEl apoyo social es una de las mejores herramientas en la gran mayoría de trastornos psicológicos leves, como la depresión, la adicción… 

Técnicas de afrontamiento negativas y desadaptativas

Mientras que las técnicas de coping adaptativas mejoran el funcionamiento, las desadaptativas solo reducen los síntomas mientras mantienen o aumentan el problema. Aun así, las técnicas negativas pueden ser efectivas a corto plazo (y muy malas a largo plazo)

-Disociación: Soñar despiertos, no pensar en lo que está sucediendo y separarse de la realidad.

-Sensibilización: Buscar información para anticipar eventos indeseables y esforzarse en prevenir que ocurran en primer lugar.

-Conductas de seguridad: Conductas en las que se apoyan como forma de reducir la ansiedad. Por ejemplo, fumar, morderse las uñas.

-Evitación ansiosa: Evita la ansiedad provocando muchas situaciones por todos los medios necesarios. Es una estrategia muy común.

-Escape: Evitar el estresor, por ejemplo, no apareciendo en público, o huir de la situación al primer signo de ansiedad.

La conducta de fumar como reductora de ansiedadMuchos fumadores piensan que los cigarrillos relajan, mientras que lo que en verdad reduce su ansiedad es la propia conducta de fumar (conducta de seguridad).

Estos son solo algunos ejemplos. Las estrategias de coping desadaptativas interfieren con la capacidad de desaprender o romper las asociaciones entre la situación y los síntomas de ansiedad, lo que mantiene el estrés e impide eliminarlo. Buscad las técnicas positivas que mejor sean para vosotros o para el problema e intentad evitar las técnicas negativas. Espero que esto os haya ayudado un poco.

Si tenéis problemas graves con los que os cuesta lidiar, o altos niveles de estrés, os recomiendo consultar con un psicólogo. A pesar de lo que mucha gente piensa, los psicólogos no están ahí para tratar solo a los locos, también se encargan de ayudar a la gente con sus problemas. No hay nada deshonroso o humillante en ir al psicólogo.

A pesar de que la viñeta es graciosa, es triste que sea la realidad.Mucha gente tiene esta mentalidad. Un psicólogo de verdad está ahí para ayudar. No es un enemigo, es un aliado. Es muy triste que algunas personas no se den cuenta. 

Bien, una vez tratado lo que puede ser útil a las personas, vamos con lo que será más útil a los escritores. Agradezcamos a Freud y compañía que el psicoanálisis dé tanto juego en la literatura.

Mecanismos de defensa del yo

Los mecanismos de defensa son técnicas de coping que reducen la ansiedad y el estrés de cosas potencialmente dañinas o inaceptables. Los mecanismos de defensa, al contrario que las estrategias de afrontamiento, no son conscientes. Las consecuencias de los mecanismos de defensa pueden ser saludables o no saludables, dependiendo de las circunstancias y de la frecuencia con la que se usan. Las personas sanas usan diferentes defensas a lo largo de su vida, este tipo de mecanismos solo se convierten en patológicos cuando su uso reiterado conduce a conductas inadaptativas que afectan mental o físicamente al individuo.

Estos mecanismos de defensa son inconscientes, y por tanto, dentro del psicoanálisis, forman parte de las competencias del Id o Ello. Un breve recordatorio para los que no conozcáis a las tres partes de la psique según el psicoanálisis.

Las tres partes del yo en el psicoanálisis

El Id es la reserva inconsciente de la líbido, la energía psíquica que alimenta todos los instintos y procesos psicológicos. Es la parte de nosotros infantil, egoísta, hedonista, incapaz de retrasar la gratificación. El id es lo que queremos ser.

El Superego contiene los estándares sociales y paternales de lo que es bueno, malo, correcto e incorrecto. Incluye apreciaciones conscientes de las reglas y leyes, y también aquellas que se aceptan de forma inconsciente. El superego es lo que deberíamos ser.

El Ego actúa como un moderador entre el placer buscado por el Id y la moral del Superego, buscando compromisos que aplaquen a las dos partes. El ego es lo que somos.

id-icebergEl preconscious sería el subconsciente, que no es lo mismo que inconsciente. La metáfora del iceberg es una forma muy gráfica de comprender las tres partes. 

Como anécdota os cuento que una buena forma de diseñar un trío de personajes equilibrado es hacer lo que se llama un trío freudiano, en la que cada uno de los tres personajes personifica estos tres conceptos. A los que sepáis inglés, aquí os dejo un enlace con muchos ejemplos de Trío Freudiano

Clasificación de los mecanismos de defensa del yo.

rc267_sphereofsafety

El psiquiatra George Eman Vaillant creó una clasificación de cuatro niveles sobre estas defensas. En el nombre de cada uno tenéis el enlace a su página de wikipedia en inglés, para los que estéis interesados en descubrir más.

Nivel 1: Patológicos

El juego se llama Pathologic. Pun intended again.

Cuando los mecanismos de este nivel predominan, casi siempre son severamente patológicos. Estas seis defensas, en conjunto, le permiten a uno reorganizar efectivamente las experiencias externas para eliminar la necesidad de afrontar la realidad. Los que usan patológicamente estos mecanismos frecuentemente parecen locos a los demás. Estas defensas son comunes en la psicosis, aunque también en los sueños y durante la infancia.

-Proyección ilusoria: Ilusiones acerca de la realidad externa, normalmente de naturaleza persecutoria.

-Conversión: Expresión de conflicto psíquico como un síntoma físico. Por ejemplo, ceguera, parálisis, sordera… A veces se llama a este fenómeno “histeria”.

-Negación: Negarse a aceptar la realidad externa porque es demasiado amenazadora, defenderse de un estímulo que produce ansiedad diciendo que no existe. Resolución de conflicto emocional y reducción de la ansiedad negándose a percibir o reconocer los aspectos más indeseables de la realidad.

-Distorsión: Reformación de la realidad externa para que concuerde con las necesidades internas.

-División: Una defensa primitiva. Los impulsos buenos y malos se dividen, catalogando las experiencias en categorías todo-bueno y todo-malo, sin lugar para la ambigüedad o la ambivalencia. Cuando se combina con la proyección, las cualidades indeseables que uno percibe inconscientemente que tiene, se las atribuye conscientemente a otros.

-Proyección extrema: Negación flagrante de una deficiencia moral o psicológica, la cual sí se percibe como una deficiencia cuando es de otros individuos y grupos.

Nivel 2: Inmaduros2012-02-27-TGAG_114_Observed

Estos mecanismos están presentes en adultos de vez en cuando. Reducen el estrés y la ansiedad producida por la gente amenazante o por una realidad incómoda. Es uso excesivo de estas defensas está visto como socialmente indeseable, porque son inmaduras, difíciles de tratar y están seriamente fuera de contacto con la realidad. Su uso reiterado casi siempre conlleva serios problemas en las capacidades de afrontamiento de la persona. Se suelen ver en depresiones severas y desordenes de la personalidad.

-Acting out: Expresión directa de un deseo o impulso subconsciente mediante su ejecución, sin darse cuenta conscientemente de la emoción que impulsa esa conducta. Las acciones suelen ser antisociales y toman forma de impulsos propios de una adicción (beber, robar, drogas), o como un medio de atraer la atención (no conscientemente, grandes berrinches, conducta promiscua). La acción suele ser autodestructiva o hiriente, y puede inhibir el desarrollo de respuestas constructivas a los sentimientos en cuestión. Es habitual en desórdenes como el de personalidad límite, o trastorno bipolar.

-Fantasía: Tendencia a retirarse a las fantasías para resolver conflictos internos o externos.

-Pensamiento anhelante: Tomar decisiones de acuerdo a lo que podría ser apetecible y agradable en vez de datos, racionalidad o la misma realidad.

-Idealización: Tendencia a percibir a otro individuo como si tuviera más cualidades deseables de las que en verdad tiene.

-Introyección: Identificarse con una idea, persona u objeto tan profundamente que se convierte en parte de uno mismo. Por ejemplo, tomar atributos de otras personas que parecen más capaces de afrontar la situación que uno mismo.

-Agresión pasiva: Agresión hacia otros, expresada de manera indirecta o pasiva, a menudo a través de la procrastinación.

-Proyección: Una forma primitiva de paranoia. Reduce la ansiedad permitiendo la expresión de impulsos o deseos indeseables sin ser consciente de ellos, atribuyendo, sin saberlo, los pensamientos y emociones inaceptables propios a otros. Incluye prejuicios severos, celos, hipervigilancia, entre otros, todo con el objetivo de cambiar los deseos inaceptables de uno a otra persona, ya que esos mismos deseos o pensamientos se perciben en ella (aunque no sea el caso).

-Identificación proyectiva: La persona que proyecta esos deseos o conductas indeseables en otro individuo intenta influir o coaccionar al individuo para cumplir esa proyección. En casos extremos el individuo proyectado puede tener pérdidas de identidad y sentirse poseídos por los proyectores. Os recomiendo revisar la parte de wounded couple del enlace de wikipedia, es muy interesante.

-Somatización: Transformación de sentimientos de incomodidad hacia otros en sentimientos de incomodidad hacia uno mismo: dolor, enfermedad y ansiedad. Es la generación de síntomas físicos (para buscar ayuda contra ellos conscientemente, para recibir ayuda psicológica inconscientemente).

Nivel 3: Neuróticos

Desplazamiento

Estos mecanismos son considerados como neuróticos, pero son bastante comunes en adultos. Estas defensas tienen ventajas a largo plazo en el afrontamiento, pero pueden causar problemas a largo plazo en las relaciones cuando se usan como método primario de afrontamiento.

-Desplazamiento: Cambiar los impulsos sexuales o agresivos a un objetivo más aceptable o menos amenazador; redirigir la emoción hacia una liberación más segura. Separar la emoción de su objetivo real y redirigirla hacia algo o alguien menos amenazador para evitar tratar directamente con lo que da miedo o es amenazador. Por ejemplo, una madre gritando a su hijo porque está enfadada con su marido.

-Disociación: Modificación temporal y drástica de la identidad o personalidad para evitar estrés emocional; separar o posponer un sentimiento que normalmente acompañaría a la situación o pensamiento.

-Hipocondría: Excesiva preocupación sobre tener una grave enfermedad.

-Isolation: Separar sentimientos de ideas o eventos. Por ejemplo, describir un asesinato con detalles gráficos sin respuesta emocional.

-Intelectualización: Una forma de Isolation, concentrándose en los componentes intelectuales de una situación, para distanciarse de las emociones asociadas que provocan ansiedad. La situación se trata como un problema que la persona enfrenta de manera racional, ignorando los aspectos emocionales como irrelevantes.

-Racionalización: Convencerse a uno mismo de que no se ha hecho nada malo o de que todo era lo correcto a través de razonamiento falso. Inventar excusas convenientes.

-Reaction formation: Convertir los deseos o impulsos inconscientes que son percibidos como peligrosos o inaceptables en sus contrarios; conducta contraria a lo que uno realmente desea o siente; tomar la creencia opuesta porque la verdadera creencia causa ansiedad.

-Regresión: Vuelta temporal de la persona a un estado anterior del desarrollo en vez de manejar impulsos inaceptables de manera más adulta, por ejemplo, chillar y quejarse como un niño como forma de comunicarse a pesar de tener la habilidad de hablar correctamente.

-Represión: El proceso de intentar repeler deseos hacia instintos placenteros, causados por la amenaza de sufrir si el deseo es satisfecho. El deseo se mueve al inconsciente intentando prevenir que entre en la conciencia. Por ejemplo, parecer inexplicablemente inocente, lapsos de memoria, o incapacidad de darse cuenta de la situación y condición de uno mismo. La emoción es consciente, pero la idea tras ella está ausente.

-Undoing: Una persona intenta “des-hacer” un pensamiento destructivo, amenazante y no saludable a través de cosas que son lo contrario de lo inaceptable. Por ejemplo, tras pensar en ser violento con alguien, uno intentaría ser muy bueno y agradable con él.

-Retirada: Es una forma más severa de defensa. Retirarse de eventos, estímulos o interacción bajo la amenaza de recordar o sentir cosas dolorosas.

-Comparaciones sociales: Una tendencia defensiva que se usa como medio de autoevaluación. Los individuos buscan otro grupo o individuo que son considerados peor para intentar disociarse de las similitudes percibidas y sentirse mejor sobre ellos mismos y su situación personal. También incluye la comparación con grupos o personas superiores para reforzar las similitudes con ellas y sentirse mejor con uno mismo y su situación.

  1. Maduros

Sublimación

Se encuentran comúnmente en adultos emocionalmente sanos y son considerados como maduros. Se han adoptado durante años para optimizar el éxito en la sociedad humana y las relaciones. Las personas que suelen utilizar estos mecanismos suelen ser considerados como virtuosos.

-Respeto: Disposición a mostrar apreciación o consideración. Puede ser un sentimiento específico ante las cualidades actuales de una persona o sentimiento, y también acciones y conductas específicas que representan esa estima. Las relaciones y contactos que se construyen sin respeto apenas suelen ser a largo plazo o sostenibles.

-Moderación: Eliminar o reducir extremos para mantenerse en límites razonables. Es necesario autocontrol impuesto por uno mismo sobre sus propios sentimientos o deseos.

-Paciencia: Nivel de resistencia bajo circunstancias difíciles (retrasos, provocaciones, críticas, ataques, etc) que uno puede aguantar antes de volverse negativo.

-Coraje: Habilidad mental y disposición a afrontar conflictos, miedo, dolor, peligro, incertidumbre, desesperación, vicisitudes o intimidación. El coraje físico a veces alarga vidas, mientras que el moral preserva los ideales de justicia e igualdad.

-Humildad: Mecanismo por el que una persona, considerando sus propios defectos, tiene una opinión modesta de sí mismo. La humildad es auto-respeto inteligente, que mantiene a uno apartado de pensar demasiado bien o mal de uno mismo.

-Mindfulness: Adoptar una orientación particular hacia las experiencias del momento presente, una orientación caracterizada por curiosidad, apertura y aceptación.

-Aceptación: Aceptar la realidad o situación, reconociendo un proceso o condición (normalmente difícil o incómodo) sin intentar cambiarlo, protestar, o evitarlo.

-Gratitud: Un sentimiento de agradecimiento o apreciación ante un amplio abanico de personas o eventos. Suele conllevar altos niveles de felicidad, y reduce los niveles de depresión y estrés.

-Altruismo: Servicio constructivo a otros que reporta placer y gratificación personal.

-Tolerancia: La práctica de permitir deliberadamente algo que uno no aprueba.

-Piedad: Conducta compasiva por parte de aquellos en el poder.

-Perdón: Cese del resentimiento, indignación o ira como resultado de una ofensa percibida, desacuerdo o error, o no pedir una restitución o retribución por ello.

-Anticipación: Planear de forma realista ante incomodidades futuras.

-Humor: Expresión abierta de sentimientos o ideas (especialmente aquellos que son desagradables de enfocar o demasiado terribles para hablar de ellos directamente) de forma que sea placentera para otros. Los pensamientos retienen una porción de su estrés innato, pero son retorcidos para bien por el ingenio, como por ejemplo, reírse de uno mismo.

-Identificación: Moldeamiento inconsciente de uno mismo hacia el carácter o comportamiento de otra persona.

-Sublimación: Transformación de emociones e instintos inútiles en acciones, conductas o emociones sanas, por ejemplo, transformar la agresión en un juego mediante el rugby.

-Supresión: Decisión consciente de dejar de prestar atención a una emoción o necesidad para afrontar la realidad presente, haciendo posible acceder a esas emociones incómodas o estresantes y aceptarlas.

-Regulación emocional: La habilidad de responder a las demandas o experiencias con un rango de emociones de manera socialmente aceptable. Es el proceso que la gente usa para modificar el tipo, intensidad, duración o expresión de varias emociones.

-Suficiencia emocional: No depender de la validación de otros.

Estos mecanismos de defensa pueden ser un gran arma de caracterización de personajes, pues es una gran forma de diferenciar unos personajes de otros. Un gran ejemplo que se me ocurre es el personaje Spiderman, el cual se defiende de la ansiedad que le produce enfrentarse a los villanos mediante el humor, y es una de sus marcas distintivas de personaje. Así pues, estos distintos mecanismos de defensa pueden ayudarte a darle un nuevo toque a tus personajes y a perfilar su personalidad, pues el uso de diversos mecanismos sobre otros del mismo nivel está fuertemente relacionado con la personalidad.

También es importante ver que los mecanismos maduros pueden adoptarse e interiorizarse aunque no salgan de manera natural (convirtiéndolos en técnicas de afrontamiento positivas). Si creéis que estáis utilizando demasiado a menudo defensas inmaduras o neuróticas (ojalá que no sean patológicas), podéis intentar utilizar defensas maduras, como la sublimación. La literaterapia se basa en escribir como método de canalizar el estrés y las emociones hacia algo constructivo, por ejemplo.

¿Qué os ha parecido? ¿Eterno? Espero que os haya gustado mucho y que os haya ayudado. No os olvidéis de compartirlo por todas partes si os ha gustado o creéis que puede ayudar a alguien con problemas. Pasad un buen día y liberad vuestro estrés. Viviréis más.

Anuncios

6 thoughts on “Psicología aplicada a la ficción: Afrontar los problemas

  1. annabolox 5 septiembre, 2015 / 8:58 pm

    Confieso que tendré que leerme tu artículo unas 10 veces más para poder aprender todo lo que dices en él.

    De momento me quedo con el estresor del ruido. Es uno de mis mayores problemas y que cada día llevo peor. Entrar en mi trabajo (un colegio) y oír a 500 tíos gritando en los pasillos y a 30 alumnos por hora durante 6 horas hablando a voces constantemente en clase me produce cada vez mayores problemas. Lo llevo fatal. A veces creo que un día mi cerebro hará ¡Plof! y las paredes del aula se llenarán de gotitas con resto de masa gris escurriéndo por el gotelé.

    Genial artículo. Gracias por instruirnos y darnos pautas de actuación contra esta pandemia del siglo XXI.

    Le gusta a 1 persona

    • GuilleJiCan 5 septiembre, 2015 / 9:55 pm

      Gracias a ti por pasarte y leerme, ana. A ver si algún día (cuando reduzca la pila de libros pendientes) le echo un vistazo a tus aventuras de Carter y West, que me has dejado intrigado con eso del género policíaco (de lo que menos he leído).

      Le gusta a 1 persona

      • annabolox 5 septiembre, 2015 / 9:58 pm

        Confío en que te guste y te haga pasar un buen rato 🙂

        Me gusta

  2. Javier Peñas 6 septiembre, 2015 / 4:54 pm

    Extraordinario artículo. Lo he guuardado entre los de frecuente relectura en el futuro.

    Muchas gracias, Guillermo.

    Me gusta

    • GuilleJiCan 7 septiembre, 2015 / 12:35 am

      Un placer. Me alegro mucho de que este artículo pueda ayudar a la gente.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s