¿Cómo es escribir una novela a cuatro manos?, Entrevista a Gabriella Campbell

OlXZQWENGabriella Campbell es escritora en muchas de sus facetas: Bloguera, novelista, poeta y redactora. Se dedica también al mundo de la edición, y no sería exagerado decir que es la mejor bloguera sobre escritura de todo el dominio hispanohablante con su blog Gabriella Literaria (Y si no, desmiéntemelo). Aquí tenéis un enlace a su ficha en su propio blog.

Aparte de su libro de relatos, Gabriella ha escrito un libro llamado El fin de los sueños (el cual ya reseñé) y que escribió junto al reconocido Jose Antonio Cotrina (El ciclo de la luna roja, La canción secreta del mundo). Y como es más buena que el pan me ha concedido una entrevista sobre el proceso de escribir una novela entre dos personas. Sin más preámbulos…

10358148_10205049352174765_4624070107822394859_n-300x188

Escribir un libro a dúo es algo que muchos escritores hemos tenido rondándonos la cabeza al menos una vez. ¿Cómo surgió este proyecto? 

No lo sé muy bien, creo que era inevitable. José Antonio se leyó Happy Pills, uno de mis poemarios, por recomendación de un amigo que teníamos en común. Él es un escritor muy visual, con imágenes líricas e impactantes, y debió de encontrar algo así en mi poesía, algo que quería utilizar para una novela. Más adelante, ya como pareja, me propuso escribir una historia juntos. Me faltó tiempo para decirle que sí.

¿Cómo funciona eso de escribir a dúo? ¿Puedes explicarnos cómo fueron los diferentes procesos que llevasteis a cabo?

Cada uno de nosotros vive en una punta del país (yo en Málaga y él en Vitoria), por lo que el proceso se realizó en gran medida mediante largas conversaciones telefónicas. Solemos vernos cada mes o dos meses, y aprovechábamos esos ratos juntos para afianzar las ideas que teníamos, discutirlas un poco más y repartirnos trabajo. Hemos escrito alguna cosa más juntos desde entonces y la verdad es que ha sido mucho más sencillo: en El fin de los sueños todavía estábamos adaptándonos el uno al otro; ahora nos resulta mucho más fácil organizarnos y ponernos de acuerdo.

Si no es una pregunta incómoda, ¿qué tiene el libro de cada uno de vosotros? No solo me refiero a si algunas partes en concreto fueron escritas por uno u otro, sino a qué ideas o personajes pertenecen a cada uno.

Nos repartimos los personajes para hacer capítulos según las perspectivas de cada uno: yo me ocupé de Anna y José Antonio escribió a Ismael; luego nos repartimos a los secundarios. No puedo hablar por él, pero sí que hay algunas cosas mías que acabaron en el libro. Por ejemplo, en la escena del sueño de Anna, cuando conoce a la soñadora, el escenario del pantano proviene del primer sueño que puedo recordar de niña.

Cada uno de nosotros tenía sus obsesiones particulares: a mí me obsesionaba la parte tecnológica y el worldbuilding: ¿cómo podían moverse “en red” los soñadores? ¿Cómo podía modificarse el tiempo dentro de un sueño? ¿Qué implicaciones tendría para una sociedad un avance tecnológico del alcance de lo que se describe al final del libro? Di muchas vueltas a muchas cosas que ni siquiera aparecen en el libro. A José Antonio le obsesionaban las escenas de acción, los delirios surrealistas como escenario y toda la historia del Monstruo: cómo había llegado a convertirse en lo que era y cómo podía manipular y atacar a los demás.

Las ideas… uf, ni siquiera lo recuerdo. La idea inicial de crear un mundo de soñadores que pusiera en jaque al mundo real fue de José Antonio, lo de que la sociedad se conectara para soñar y no necesitara dormir fue cosa mía. Al final del libro le dimos miles de vueltas, el resultado fue una especie de explosión que maquinamos entre los dos durante semanas.

¿Algunas anécdotas graciosas? O no graciosas, eso ya como veas. 

¡Ni me acuerdo ya! Siempre contamos las tonterías que se nos van ocurriendo en las presentaciones, como que no sabíamos qué nombre ponerle a la moneda del mundo que habíamos creado, y le pusimos ebo como nombre provisional, en honor a mi gato. Luego nos gustó y así se quedó.

Creo que las cosas más graciosas se quedaron en los comentarios que nos escribíamos en los márgenes del documento cuando nos pasábamos la obra para ir revisando. Por suerte para nosotros y nuestra dignidad, esos comentarios nunca verán la luz.

Otro detalle que comentamos siempre es lo de nuestra mascota correctora, la cabra Radar. Es una cabra imaginaria que te mordisquea los tobillos cuando escribes algo incoherente o que es demasiado disparatado. La odio con todas mis fuerzas, porque siempre soy yo la mordisqueada, con mi sentido del humor raruno y algo obtuso.

¿Qué dirías que fue lo mejor y lo peor de esta experiencia? 

Lo mejor, por lo menos para mí, fue tener la oportunidad de escribir con alguien a quien admiro mucho como escritor. Escribir con José Antonio una novela me ha dado un atajo de aprendizaje brutal: a efectos prácticos he aprendido lo que me habría costado varias novelas por mi cuenta.

Lo peor, creo, ha sido mi propia inseguridad. No estaba acostumbrada a escribir con otra persona y había veces que me podía sentar mal que me cambiara o mejorara cosas, aunque tuviera razones sobradas para hacerlo. También me ha costado mucho quitarme de encima el lastre que es escribir con alguien que es relativamente conocido y que ya tiene un buen seguimiento. Tenía mucho miedo de “estropearle” el libro, que los lectores habituales de José Antonio pensaran que si no les gustaba el libro, era porque lo escribía conmigo. Y estoy segura de que más de uno lo habrá pensado; es inevitable, el libro está escrito a cuatro manos y por tanto nunca va a ser exactamente lo que se esperan de una obra suya. Me ha llevado un tiempo aceptar esto, aceptar que lo he hecho lo mejor que he podido y ya no tengo poder sobre el libro. Que ya solo está en manos de los lectores.

Comentaste por tu blog que estáis pensando en escribir otro libro a dúo. ¿Tenéis pensado hacer una inversión de papeles? ¿Cómo vais a distribuiros el trabajo esta vez?

Tenemos ya dos escritos; uno completo y otro en fase de borrador, ambos para públicos un poco más jóvenes que El fin de los sueños. La distribución de trabajo ha sido distinta: ya no escribimos capítulos desde perspectivas diferentes, ya que hemos aprendido, más o menos, a aunar nuestros estilos. Cada uno escribe un capítulo (desde la misma perspectiva) y luego unificamos a nivel formal. Ahora también planificamos mucho más, para evitar perdernos en los nudos y despistes y revisiones interminables que teníamos con El fin de los sueños, ya que con las agendas tan apretadas que teníamos los dos nos vimos obligados a escribirlo a rachas. Ahora apartamos tiempo solo para los proyectos en los que escribimos en común, para conseguir hacerlos del tirón (o por lo menos el primer borrador).

Reconozco que con estos me lo he pasado mejor que escribiendo El fin de los sueños: son en clave de humor, que es algo que a los dos nos encanta.

Ahora, como soy un entrevistador sin mucha imaginación, puedes hacerte una pregunta a ti misma como haces con tus entrevistas relámpago (porque quizás a mí se me pase algo que quieras comentar).

Hay algunas preguntas muy buenas que me hacen los lectores sobre el final de la novela y el curioso triángulo amoroso que se forma a lo largo de esta, pero responder a ellas ahora mismo daría spoilers como casas a quienes quieran leerla, así que me quedo con otra de las cosas más comunes que me preguntan: ¿qué leo después de leer El fin de los sueños?

Si te ha gustado El fin de los sueños, lo primero que recomiendo, obviamente, es mi eBook de relatos de fantasía y terror, Lectores aéreos. Es más adulto que El fin de los sueños, pero algunos de los temas están ahí. Si eres más de novela, La canción secreta del mundo, de José Antonio, es una obra realmente impresionante, también de fantasía oscura. Y si el tipo de entorno y fantasía de El fin de los sueños te atrae, recomiendo encarecidamente los cómics de Sandman de Neil Gaiman y todas las novelas de Clive Barker: en estos dos autores, sobre todo, el poder de lo onírico y su imaginería visceral está muy muy presente.

Muchísimas gracias por la entrevista, Gabriella. En serio. Me siento especial y todo. 

Sentíos libres de acosar a la pobre por todas las redes sociales imaginables, que seguro que le hace ilusión.

Anuncios

2 thoughts on “¿Cómo es escribir una novela a cuatro manos?, Entrevista a Gabriella Campbell

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s