Las armas del escritor: Matar personajes, revivir personajes

842_animatedead

No iba a hacer nada especial por Halloween, pero me ha parecido un gran momento para hablar de dos recursos muy mal utilizados en muchas obras de ficción: La muerte y la resurrección.

Estos son dos recursos que se han utilizado en muchísimas obras de ficción. Y lo peor es que son tan poderosos que pueden ensalzar y destruir historias dependiendo de cómo se utilicen. Ambos son recursos legítimos, la cuestión es que mal utilizados pueden ser desastrosos y acabar con la credibilidad de una historia.

Voy a poner un ejemplo y voy a hacer spoilers. Sep, Canción de Hielo y Fuego. ¿Qué mejor obra para hablar de la muerte y la resurrección de personajes? La muerte hace grande a esta saga, y la resurrección la está matando.

Esta saga se apoya mucho en la muerte: Es lo que la hace creíble, imprevisible y emocionalmente desgarradora. ¿Por qué la muerte es tan importante en esta historia? Porque hay riesgo. Sentimos tensión ante los momentos de duda, porque sabemos que cualquier personaje puede morir. Ningún protagonista se salva. Y el riesgo, esa tensión, es adictiva para los lectores. La muerte es, además, una forma del autor de lanzar un mensaje: Valar Morghulis (todos los hombres mueren).

Y precisamente por esto, es por lo que la resurrección es la ruina de esta saga. Sufrimos la muerte de los personajes. Pero de repente, el autor nos muestra que ese personaje que creíamos muerto en verdad no lo estaba. Ni siquiera hace falta que haya magia involucrada, solo el hacernos creer que había muerto puede ser suficiente para que su reaparición sea una decepción.

Y es que resucitar personajes es un recurso “barato”. Barato, porque hace que la muerte deje de valer nada en esa historia. El ejemplo que todo el mundo conoce: ¿Cuánto nos importa la muerte de Krillin en Dragon Ball? Total, reúnen las bolas, lo resucitan y punto, todo vuelve a la normalidad.

¿Crees que el lector tratará la muerte de la misma forma una vez que sepa que es algo reversible? No, por supuesto que no. En algunos casos, la muerte empezará a dar igual, y hará que sienta que todo lo que ha sufrido por ello ha sido en balde. Los personajes nunca han estado en peligro, no importa mucho que se mueran.

Y es que la verdad, esto no es sobre la vida y la muerte. Es sobre el peligro y la reversibilidad del mismo

¿Enunciemos una ley, de acuerdo? La tensión argumental que produce un peligro es inversamente proporcional a la reversibilidad del daño causado por ese peligro.

O en cristiano: Cuanto más fácil sea de reparar el daño causado por un peligro, menos tensión sentirá el lector por ese peligro.

Pongamos un ejemplo: Eragon. A los que no hayáis leído Eragon, al final del primer libro a Eragon le hace una especie de demonio un corte en la espalda que le impide casi moverse y lo deja fatal al pobre. El héroe está mutilado y no puede pelear más. Eso es tensión, teniendo en cuenta que no es el peligro final. Según dicen en la novela, no hay forma alguna de curar esa herida y le dolerá para el resto de la eternidad.

Adivináis qué pasa en el segundo libro, ¿a que sí?

Pues sí, aparecen dos elfas mágicas de la nada y gracias al poder de una tradición milenaria (que CASUALMENTE coincide con la llegada de Eragon al bosque de los elfos) le curan la herida. Hala, perfecto, tira a matar bichos.

Creo que todos podéis ver cuál es el problema.

La cuestión no es que se pueda o no resucitar, o matar. Es que hacerlo cambia el paradigma de lectura. ¿Cómo sería un mundo en el que la gente pudiese resucitar? La muerte no valdría lo mismo, está claro. ¿Y en el que todas las heridas pudiesen curarse con más o menos dificultad? Juzgad vosotros mismos; hace siglos un resfriado podría matarnos. ¿Y qué nos importa ahora?

¿Cuándo está bien resucitar?

Mientras no construyas los clímax de tus historias en base a las muertes de tus personajes, no creo que sea un gran problema que resucites a tus personajes.

baae958d808c243a8fefb0dce1c7f78eClaro, que no siempre tiene que acabar bien eso de la resurrección…

Pregúntate, ¿es la vida y la muerte algo importante para la historia?

Os pondré un ejemplo de una historia que utiliza bien lo de la resurrección y la muerte: Scott Pilgrim contra el mundo. La película. En un momento de la película, Scott se gana una vida extra. Y cerca del final, Scott muere a causa de las malas decisiones que ha tomado. La cuestión es que la importancia de la película no radica en la vida y la muerte de sus protagonistas (la muerte adquiere un tono extraño porque los enemigos a los que Scott vence se transforman en monedas), sino en las decisiones que toman en la vida. Scott muere, pero es una muerte más metafórica: El rencor, las mentiras y la actitud posesiva acaban en un callejón sin salida. Scott revive para tener una segunda oportunidad de hacer las cosas bien.

IXvNKNrTambién queda bien en contexto debido a la cantidad de guiños a los videojuegos que hace esta obra. Y porque las cosas muchas veces no es que tengan mucho sentido. 

Jugando con la muerte

Hay historias que nos quitan el enfoque de las vidas y muertes de los protagonistas contándonos cómo acaban. Un ejemplo muy claro es El nombre del viento: El protagonista te está contando su propia historia, por lo que sabes seguro que sobrevivirá a ella.

Otro ejemplo: La película Rango. Desde el comienzo nos anuncian la muerte de Rango, pero lo importante en la película no es cómo sobrevive a ese panorama desolador en el que se encuentra. Lo importante de la película es cómo Rango pasa de fingir ser un héroe a serlo de verdad.

La cuestión es que a lo largo de la historia se van poniendo unas bases que el lector acaba adquiriendo, las normas de la historia. Un escritor puede perder muchos lectores si rompe esas mismas normas que él ha impuesto.

Hay muchos ejemplos que nos muestran cómo el cambio en esas normas cambia totalmente la forma de leer una obra. No es lo mismo un juego de zombies en el que puedes resucitar que uno en el que tendrás que empezar de cero si mueres. No se juegan de la misma forma.

cardart_i436uu3dc2

Aun así, hay formas buenas de romper las normas. El mejor ejemplo es Juego de Tronos. La muerte de Ned Stark es la ruptura de la norma implícita que muchos lectores tienen: “el protagonista no puede morir”. La cuestión es que una vez rota, una norma no se puede reparar. Ese es el problema que tiene la saga, devolviendo la vida a personajes muertos está contraviniendo sus propias normas.

Así pues, antes de matar o resucitar a un personaje, pregúntate: ¿para qué quiero hacerlo?  ¿Estoy rompiendo las normas de mi propia historia? ¿Las estoy rompiendo para bien o para mal? ¿Cómo se trata la vida y la muerte en esta historia?

Recuerda, puedes estar matando tu historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s