Las armas del escritor: Los golpes de efecto de Tarantino

No soy muy cinéfilo, lo reconozco. Sin embargo, a la hora de escribir no discrimino, no me importa si las ideas o armas de escritor vienen del cine, de los videojuegos, del anime, o incluso del porno (ya os hablaré del enfoque del fontanero que llama dos veces). Y ayer vi un vídeo muy bueno, de un canal que sigo y que es muy bueno para escritores, aunque analice videojuegos.

Quizás hayáis oído hablar de él.

ceiftumumae6ewi

Y ese canal de vez en cuando analiza grandes películas, como Gran Torino, y de ahí se puede sacar mucho jugo a nivel de aprendizaje en la escritura.

Y ¿qué película de Tarantino? ¡PUES LA DE LOS NAZIS!

Os dejo aquí el vídeo, que quizá os guste, quizás no. No hace falta que lo veáis para entender este artículo, pero es un gran canal y os aseguro que merece la pena el vistazo.

¿Y cuál es el golpe de efecto de Tarantino?

Bueno, no es un golpe concreto. Es la manera de dar el golpe.

En el vídeo, Dayo nos habla de que Tarantino tiene tantas referencias que puede hacer cosas muy raras y muy impactantes una única vez en sus películas.

Hay tres ejemplos que Dayo destaca en el vídeo, y que me han llamado mucho la atención. El cuadrado que hace Uma Thurman en Pulp Fiction, la escena animada de Kill Bill, y la biografía MTV de uno de los personajes de Malditos bastardos.

Si no habéis visto el vídeo que os acabo de poner, dadle al play e id al minuto 5:30.

Dayo lo describe como utilizar recursos de otros sitios y desecharlos sin mirar atrás. Y es exactamente eso lo que quiero que saquéis de este artículo hoy.

¿Alguna vez has pensado en utilizar un recurso que no pega en absoluto con lo que estás haciendo? ¿Cuántas de esas veces lo has rechazado precisamente por eso?

maxresdefault
¿Y lo que mola la presentación de este personaje?

¿Qué más da?, puedes pensar. Es solo un detalle, no importa, a nadie le va a interesar. Nadie va a pillar la referencia. Es algo tan pequeño que no se va a usar más. No es importante, piensas, y por eso es tan importante. Son detalles, cosas que llaman la atención y que refrescan mucho la historia. Pero sobre todo, son cosas que rompen en status quo de la historia. Y muchos tenemos miedo a romper el status quo de la historia para algo pequeño, por eso es tan importante y por eso llama tanto la atención este tipo de efectos.

Sobrevaloramos la estabilidad, lo homogéneo. Nos asusta hacer cosas que se salgan un poco de lo normal, pero justamente son esas cosas las que llaman la atención, por obvio que suene. Necesitamos algo de estabilidad, pero no demasiada. Hacen falta estos golpes de efecto que diviertan y sorprendan al público.

Por eso no hay que tener miedo de meter de vez en cuando algo raro que no casa demasiado bien con lo que ya hay en la historia. En vez de introducirlo con miedo, acéptalo y abrázalo. Escríbelo con confianza y no dudes de ello.

kill-bill-anime

Hay muchas cosas que podemos aprender de Tarantino, la verdad. Una de las cosas que yo tengo que aprender es a hacer personajes principales carismáticos y distinguidos. Me cuesta salir de los protagonistas… no genéricos, pero sí que no llamen demasiado la atención.

Así que ya sabéis. No tengáis miedo de hacer referencias, aunque nadie las entienda. Es vuestra historia, ¿qué más da? Esas referencias son parte de lo que os hace únicos.

No dudéis en aprovechar todo lo que tengáis a vuestra disposición, y que os deje de importar lo que piensen los demás a la hora de escribir.

Es vuestra historia y cómo os la folléis es cosa vuestra.

Anuncios

5 thoughts on “Las armas del escritor: Los golpes de efecto de Tarantino

  1. Clara Tiscar 28 abril, 2016 / 11:12 am

    Yo creo que me resulta casi imposible no hacer referencias. Hay cosas que las tengo tan dentro que salen solas… Cuando más frustrada me siento es cuando lo hago en ciertas conversaciones y solo me río yo de mis chistes. Definitivamente la mayor parte de mi entorno no comparte mis referentes.

    Le gusta a 1 persona

    • GuilleJiCan 28 abril, 2016 / 7:43 pm

      Lo entiendo. A mí también me pasa. Hago chistes demasiado malos incluso si pillas la referencia, imagínate cuántos matojos rodantes pasan cuando el resto no tiene ni idea de lo que hablo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Mariano Fingrar Avello 4 mayo, 2016 / 9:57 pm

    Recordé una escena de “It” de King:

    {Si uno hubiera querido, en esa noche del 28 de mayo de 1985, encontrarse con el hombre al que la revista time consideraba “tal vez la mayor promesa entre los jóvenes arquitectos norteamercianos” tendría que haber tomado hacia oeste al salir de Omaha, por la interestatal 80, girando por la salida de swedholm hasta el centro de la ciudad. Allí tendría que salir por la 92 a la altura de Buccky’s (especialidad de la casa: escalopa de pollo)}

    Es la presentación de uno de los protagonistas. Hasta ahora no he pillado otra vez ese recurso diciendo algo sobre la especialidad de casa de alguna tienda de comida. Pero me reí y sigo riéndome mucho cada vez que recuerdo esa información un tanto inútil para la trama, pero muy divertida, al menos.

    Bueh, quizá no es el mejor recurso, pero lo recordé y ya.

    Jajajaja

    Le gusta a 1 persona

    • GuilleJiCan 4 mayo, 2016 / 10:07 pm

      Te acuerdas, eso ya es algo muy importante. Quedarse en la mente del lector es difícil, y más con pequeños detalles como esos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s