¿Son los géneros literarios una invención de las librerías?

bao5qqmccaio-ox-jpg-large

El otro día, Néstor Belda comentó en su blog que según él, lo que hace que una novela pertenezca a un género o a otro son, sencillamente, las estanterías en las que se coloca.

Su opinión me pareció muy curiosa, pues es cierto que los temas universales se utilizan aquí y allá, sin importar los géneros. Es cierto que los géneros son algo que se inculca desde fuera del proceso creativo, algo que utilizan los libreros para facilitar la búsqueda de la obra según las preferencias del lector.

¿O quizás no?

Yo tengo una opinión muy contraria a la de Néstor. Comparto algunas cosas, como que ponerse a buscar qué género vende más antes de empezar a escribir es algo un poco pasado de rosca.

Supongo que en líneas generales, lo que Néstor quiere decir es que no hay que darle tanta importancia a los géneros a la hora de escribir una historia. Y coincido. Sin embargo, opino que sí que hay que darle mucha importancia después de haberla escrito, sobre todo a la hora de etiquetarla y promocionarla.

¿Qué son los géneros literarios? Para mí, los géneros literarios son patrones que se repiten en las historias, que hacen se parezcan unas con otras y se diferencien. Es cierto que los géneros no son categorías cerradas. Es posible (y habitual) mezclar géneros. Yo soy el primero al que le gusta mezclar géneros en la escritura. Mi segunda novela era fantástica oscura mezclada con thriller de mafias de los años 50 americanos y un toque de prostitución en la Francia de finales de siglo 19 (quizás suene bien, pero os aseguro que es malísima).

Pero que las líneas sean borrosas no significa que no existan.

Es cierto que no hay que pensar mucho en eso a la hora de escribir una historia. Estás escribiendo una historia, y punto. Sin embargo, no nos engañemos, tu historia tendrá unos puntos, unos personajes, unas tramas y temas conformarán un patrón más o menos parecido a un género existente (a menos que estés creando un género nuevo, claro), incluso antes de que esté en el papel.

No se puede huir de los géneros. Los seres humanos categorizamos cosas desde muy pequeños, es algo innato. Y es algo bueno. No deberíamos huir de los géneros, deberíamos reconciliarnos con ellos y aprender a colocar las cosas en su sitio.

gc3a9neros-literarios

¿Por qué categorizar bien me parece tan importante?

Como un ser demasiado lógico-sistemático, soy un fanático con las definiciones y las categorías. Pienso que hay que definir las cosas correctamente, de la mejor forma que podamos. Pero entiendo soy un friki categorial en un mundo lleno de cosas indefinidas. Pero tengo una buena razón para pensar que deberíamos esforzarnos en definir bien nuestras historias a la hora de promocionarlas.

Os voy a poner una anécdota. Un día estaba hablando de la novela negra y policíaca con Ana Bolox, y demostré mi total ignorancia en estas lides. Me comentó que estaba muy harta de que la gente de dentro del género no supiera diferenciar entre la novela negra y la policiaca, y yo pensé, “¿pero no son lo mismo?”. Al final me instruyó en las diferencias entre la novela negra y la policíaca (la policiaca es la típica novela detectivesca, mientras que la negra es mucho más oscura y con unos límites morales menos definidos). Imaginad la frustración de Ana al encontrar novela negra buscando policíaca.

En el artículo de Néstor pienso que él también comete un error parecido, al hablar de una ciencia ficción que trata sobre temas más humanos. Y si bien es cierto que las buenas historias deben tratar temas humanos, la ciencia ficción más pura es conocida por lo contrario. Una historia de ciencia ficción es una exploración de “lo que sucedería si…”. Muchas veces, ni siquiera hay una historia propiamente dicha, y la obra es más un ensayo novelado que una novela propiamente dicha. El género se llama ficción especulativa por algo. Se especula con un avance importante de la ciencia. Si no hay una exploración de los cambios que producen esos avances, no es una auténtica obra de ciencia ficción, sencillamente es una obra de fantasía futurista. Yo pienso que al hablar de mantícoras espaciales él estaba hablando de una fantasía futurista más que una obra de ciencia ficción tradicional, pero quizás me esté equivocando. Perdón por eso, Néstor.

Como bien había dicho Néstor, las etiquetas las pusieron los libreros para que los lectores pudieran encontrar más fácilmente sus preferencias. Un lector de ciencia ficción quiere leer ciencia ficción, no fantasía futurista. Un lector de policíaca no quiere leer novela negra.

Captura.PNG
Que la novela negra empezase con protagonistas que eran detectives y/o policías también contribuye a la confusión

Por eso me parece tan importante categorizar bien. Si vendes tu libro con la etiqueta equivocada, no estás llegando a la gente a la que estás dirigiendo esta obra. Una etiqueta correcta asegura al lector que va a encontrar ese patrón que anda buscando.

A estas alturas alguno podrá pensar… “¿Qué más da? Solo son etiquetas. Lo importante es la historia, a mí me da igual que sea X o Y. Yo quiero leer un buen libro y me da igual el género”.

Y para las personas a las que eso les dé igual, está bien. Pero para otras personas, no. Por ejemplo, otra Ana muy distinta me dijo que empezó a leer un libro que se vendía como juvenil y no le gustó descubrir que era puro grimdark que no tenía nada de juvenil. Se sintió engañada.

Normal.

Pero tampoco pretendo culpar a la gente por no saber las diferencias entre géneros, y más cuando son diferencias difíciles de ver. Hay muchos apasionados a la ciencia ficción que no conocen la distinción entre ficción especulativa y fantasía futurista. ¿Alguien sabría decirme la diferencia entre steampunk y retrofuturismo con máquinas de vapor?

¿Cuál es la diferencia entre unos géneros y otros?

Mejor dicho, ¿en qué se pueden diferenciar unos géneros y otros? Es cierto que los temas son universales, sin embargo, un género puede diferenciarse de los otros por escoger siempre el mismo tema. Es impensable una novela romántica en la que no se trate el tema del amor, por ejemplo.

Sin embargo, no todas las novelas románticas tratan el amor de la misma forma. La comedia romántica y el drama romántico utilizan el tema de forma muy distinta, uno para crear una sensación de mariposas en el estómago, y el otro para crear tensión y conflicto. De la misma forma, una relación romántica se puede ver desde muchos ángulos distintos. Puede ser una romántica más casta e inocente, naïve, o una romántica más pasional que roza la erótica.

Un género puede diferenciarse de otros parecidos por el enfoque: así diferenciamos la ficción especulativa de la fantasía futurista: uno enfoca la narrativa en la especulación, el otro enfoca la historia. El enfoque puede ser más adulto y crudo, como la erótica más fuerte y la fantasía grimdark más oscura, o puede ser más idílico y juvenil, como la romántica para adolescentes o la fantasía clásica.

La actitud con la que trata a su tema también es otra fuente de diferenciación: El steampunk y el retrofuturismo de vapor se diferencian en la manera en la que ven ese progreso: el steampunk tradicional hace una crítica a una sociedad industrializada y que explota sus recursos sin cuidado, el retrofuturismo glorifica ese progreso y nos hace pensar en las maravillas que podremos alcanzar mañana. Hay novelas que tratan la pelea entre el bien el mal de forma más maniqueísta (luz buena, oscuridad mala) y otras que lo tratan desde una perspectiva relativista (lo que es bueno y malo depende de para quién).

Hay más cosas que pueden diferenciar los géneros. La novela realista es conocida por su prosa más cargada de detalles, mientras que los thriller tienen una narración más veloz. Uso de muchos personajes, de pocos. Personajes planos, redondos, profundos. Hasta el uso de ciertas convenciones narrativas o tropos pueden definir un género.

A lo que voy es que los géneros, esos patrones, existen. Y la gente busca novelas que encajen con sus patrones favoritos.

Si quieres que la gente encuentre tu novela, asegúrate de etiquetarla correctamente.

¿Qué opinas tú? ¿Son los géneros una invención de las librerías?

 

Anuncios

21 thoughts on “¿Son los géneros literarios una invención de las librerías?

  1. Cris Mandarica 30 mayo, 2016 / 6:54 pm

    En los géneros me pierdo, y me resulta aburrido tener que puntualizar tanto; pero estoy de acuerdo contigo en que encajar nuestra novela en el género adecuado es fundamental en cuanto a las ventas. Biquiños!

    P.D.: Primera noticia que tengo de que la novela negra y la policíaca son distintas, perdóname Ana, sabes que siempre estoy dispuesta a aprender.

    Me gusta

    • GuilleJiCan 31 mayo, 2016 / 7:35 pm

      Es que los géneros son un mar insondable, están llenos de chtulhus donde menos te lo esperas. Y de repente te estrellas contra el iceberg llamado Ana por no darte cuenta de que la policíaca y la negra son etiquetas distintas 😄

      Me gusta

  2. R. R. López 30 mayo, 2016 / 7:08 pm

    Es curioso, precisamente hoy he terminado un artículo, aunque lo publicaré a finales del mes que viene, en el que hablaba del tema.

    Coincido contigo en parte. Definir el género es necesario de cara a posicionar la obra en internet para su promoción, y para que la gente tenga una mínima idea de qué encontrará en ella, aunque muchas veces las etiquetas llamen a engaño, como me pasó con Fantasmas, de Chuck Palahniuk, que estaba clasificado como libro de terror, y de terror no tiene nada en absoluto.

    En ese sentido las etiquetas, más que útiles, son necesarias, pero también pienso que la realidad y sus fenómenos, libros incluidos, son inclasificables en última instancia.
    El viejo koan de ¿La mano que se cierra en un puño, deja de ser una mano?

    En el artículo que te comento analizaba los géneros en los que me ubico en funión de mis principales referentes al escribir: Pratchett y Eduardo Mendoza, aunque también un poco el mencionado Palahniuk y, analizando sus obras y los géneros en los que las enmarcan, he visto que hay zonas grises en las que es muy difícil separar unos géneros de otros.

    También he comprobado que en ocasión, dependiendo a quien consultes, les pone una etiqueta u otra, lo que da cierta sensación de arbirariedad.

    Buen artículo. Comparto.

    Saludos

    Me gusta

    • GuilleJiCan 31 mayo, 2016 / 7:39 pm

      Hmmm los koan siempre me tienen pensando mucho tiempo. Malditos.
      Es cierto que los géneros son hasta cierto punto arbitrarios, porque cada uno llama a las cosas como les sale de las narices… pero de cara al público, lo mejor creo que es darle las etiquetas que puedan entender la mayor cantidad de personas mientras sean ciertas.
      Yo pienso que un puño es a la vez una mano y un puño. ¿Qué opinas tú?

      Me gusta

      • R. R. López 1 junio, 2016 / 8:59 am

        Son dos fenómenos indivisibles de la misma realidad, como las dos caras de un folio.

        Le gusta a 1 persona

  3. capirotada 30 mayo, 2016 / 7:16 pm

    Mas que definir un género, es de mayor importancia cumplir lo que prometes. Me prometiste una novela oscura, quiero ver infanticidio (es un decir, no soy un psicópata). Ya que engañarías al lector y eso no se hace, algo similar es cuando erras el género.

    Me gusta

    • GuilleJiCan 31 mayo, 2016 / 7:40 pm

      Justo eso, no prometer lo que no puedes cumplir. No vendas tu novela como grimdark cuando apenas hay sangre ni se ven tripas. Todos conocemos algún libro que nos vendieron mal y que era totalmente distinto a lo que esperábamos.

      Me gusta

  4. Néstor Belda Orlando 30 mayo, 2016 / 7:26 pm

    Hola, Guille.
    Mira, estoy completamente de acuerdo con tu artículo (solo no coincido contigo en un detalle). Te preguntarás que cómo puedo estar de acuerdo habiendo escrito aquella entrada. Lo que ocurre es que si sueltas la frase fuera del contexto puede sonar así de errónea. De todos modos, no descarto que mi artículo esté mal redactado, pero si me sigues como yo te sigo a ti, no es difícil deducir que tu interpretación no se ajusta a mis opiniones literarias.
    Mi artículo se refiere a los límites de los géneros en el proceso creativo, en el cual esos límites pueden difuminarse si la obra adopta y mezcla rasgos de uno u otro género. Es decir, muchos autores escribimos sin tener en cuenta el género, pero para las editoriales y las librerías es inevitable ajustar la clasificación para facilitar la búsqueda del lector. Entonces, lo único que significa mi artículo es que a nivel de mercado sí existen límites de géneros, pero no es lo mismo en el proceso creativo. En una charla, José Carlos Zamora comentó que una de sus novelas, no me acuerdo cuál (creo que dijo que era de CFI), había una relación gay, y un día se la encontró en una librería en el estante de relaciones homosexuales. A mí me han dicho que dos relatos de mi libro podrían encajar perfectamente en género negro. Yo no lo veo tan claro, pero vale.
    En mi artículo tampoco abordo, ni lo pretendo, la clasificación de una obra para la venta, porque no es un tema que domine, como tampoco domino exhaustivamente el asunto de los géneros y los infinitos subgéneros que van surgiendo.
    Al contrario de lo que tú supones, tampoco quiero decir es que no hay que darle tanta importancia a los géneros a la hora de escribir una historia, sencillamente porque eso es una cuestión muy subjetiva y propia del proceso creativo de cada escritor. De hecho, en mi artículo aparece esta frase: «Hay escritores que navegan por todos los géneros con comodidad, y otros que solo se identifican con uno».
    Ahora bien. Señalas que cometo un error al pensar que la ciencia ficción trata sobre temas más humanos. Nuevamente cometes un error de descontextualización, y otro de concepto narrativo. La frase en la que hago referencia a lo que tú mencionas es la siguiente:
    «Lo que conecta un relato de ciencia ficción con la realidad es que los personajes pueden ser mutaciones intergalácticas de las mantícoras, pero los conflictos a los que se enfrentan son tan humanos como los de Madame Bovary, Leopold Bloom o el vecino de 4to B.»
    Y luego agrego:
    «Todos los géneros giran en torno a las mismas temáticas, tan humanas como reales».
    Ahora, dime tú qué tema toca la ciencia ficción que no sea una metáfora de los conflictos humanos.
    Guille, toda la literatura, del género que sea, es una metáfora de la realidad. Los temas son universales, las tramas y las líneas de acción no lo son. Podemos montar una historia sobre el tema de la venganza con una trama de cualquier género, aunque también es cierto que hay temas que son más recurrentes en unos que en otros.
    Como bien dices, una historia de ciencia ficción es una exploración de «lo que sucedería si…», pero eso que pudiera suceder va a girar SIEMPRE en torno a un tema, sino la historia ni siquiera tendrá una pregunta dramática a la cual responder. Y ese tema va a ser SIEMPRE universal.
    Sigo tu blog porque me gusta tu actitud. Eres un explorador, no tienes miedo de experimentar, vas en busca de la LITERATURA y, como buen explorador, en algunos artículos hay algunos desaciertos y el mismo ímpetu que yo tenía hace 40 años. Pero es parte de este camino hacia el oficio.
    Sin embargo, yo nunca escribiría un artículo para intentar demostrar el error del otro. No sé por qué lo has hecho, pero me hubiese gustado que este tema lo hubiésemos discutido en forma privada, como lo hicimos con tu narrador contextual. ¿Te acuerdas?
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    • GuilleJiCan 31 mayo, 2016 / 7:58 pm

      Oh, no es por contradecirte ni demostrar tu error sobre el tema (, solo quería dar mi opinión y extender el tema, porque me parece uno muy interesante y que da lugar a cuestiones de las que se pueden aprender mucho, como éstas. Lo siento si ha parecido eso. De la misma forma, no creo que mi opinión sea totalmente cierta ni definitiva. Ahora que lo dices, sí, coincido con lo de que la ciencia ficción siempre acaba tratando temas humanos (aunque juraría que no toda la ciencia ficción tiene siempre pregunta dramática, algunas obras son más ensayos disfrazados de novela que otra cosa) aunque digo que no siempre se centra tanto en el tema como en “las posibilidades del progreso”… ¿lo cual sería una expresión del tema? Las líneas son difusas por aquí, pero supongo que no es tanto que la CFI trate temas, sino que la ciencia ficción es en sí la expresión de un tema (que no tiene por qué tratar ningún tema en concreto dentro de la historia).
      Respecto a lo de ser un explorador impetuoso… bueno, soy joven, es lo que me toca, ¿no? Tampoco me importa mucho tropezar un poco y fallar el tiro de vez en cuando, mientras pueda aprender de ello.
      Vuelvo a disculparme si parece que te estoy corrigiendo. Revisaré el post para asegurarme de que queda claro que es mi opinión. Un abrazo, Néstor.

      Le gusta a 1 persona

      • Néstor Belda Orlando 31 mayo, 2016 / 8:37 pm

        Mira, Guille, si sigo tu blog es, justamente por ese ímpetu, por esos «HUEVOS CUADRAOS» que tienes para explorar las posibilidades de la literatura, tu valentía para experimentar sin miedo a equivocarte. Me haces acordar a mí cuando tenía tu edad, que me llevé cantidad de tortazos.
        Pero yo quiero que sigas así, porque es lo que te va a convertir en un gran escritor. Y cuentas conmigo. Los que me conocen, saben que apoyo sin condiciones a todos los escritores cuyo primer interés es la literatura (tú sabes de qué hablo).
        Eso sí, no le pongas límites a tu escritura (sé que no lo haces) y deja las etiquetas de género para el proceso posterior al de la creación de tu obra.
        Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

      • GuilleJiCan 31 mayo, 2016 / 11:20 pm

        Nah, las etiquetas son divertidas para jugar con ellas. Además, prefiero tener un buen conocimiento de ellas para que luego no pongan mis escritos en lugares inapropiados. Por eso y porque si no lo etiqueto yo, no va a haber quien pueda hacerlo.
        Joder, me haces sentir orgulloso de mi estupidez y cabezonería juvenil. Gracias.

        Me gusta

  5. Clara Tiscar 31 mayo, 2016 / 12:37 pm

    Yo sí creo que las etiquetas son importantes. Nos guste o no nos guste los lectores las reconocen, las buscan y se generan unas expectativas. La predisposición del lector también es algo a tener en cuenta, si engañas al lector etiquetando tu novela en algo que no se corresponde se sentirá estafado y te dejará una mala crítica, pero esa misma novela le podría haber gustado si la hubiera empezado a leer pensando que era otra cosa, al no haber decepción estás predispuesto a que te guste más. ¿Verdad?

    Me gusta

    • GuilleJiCan 31 mayo, 2016 / 7:42 pm

      Exactamente eso. Perdón por el chiste malo, pero… ¡qué clara eres, Clara!
      ¿Hay alguna novela con la que te haya pasado eso? Yo recuerdo una que me vendieron como una distopía y realmente era una distopía en el sentido de estar ambientada en un mundo distópico, pero no era en absoluto lo que esperaba. Era una novela de ambiente, una obra para mostrar el mundo más que para contar una historia. Me la vendieron mal y estuve esperando la historia hasta el 75%, luego la dejé.

      Me gusta

      • Clara Tiscar 31 mayo, 2016 / 7:56 pm

        Como lectora me ha pasado, pero me pillas en blanco. Como autora me pasa con mis dos novelas. No las sé clasificar y temo que el lector no tiene claro lo que va a encontrarse. Me niego a que “mi poli” sea chick lit, con un misterio, pero muchos lectores la definen así… No sé, el tema daría para una entrada 😅

        Me gusta

  6. DanielGonz21 31 mayo, 2016 / 12:39 pm

    Bastante de acuerdo con tu opinión, Guillermo, sobre lo de que remarcar el género es necesario para dar una idea de lo que se puede encontrar el lector al acercarse a un libro.

    Bien visto, es casi igual a la necesaria práctica de poner una sinopsis o un esbozo del argumento. Seguramente todo esto viene de los libreros o de las propias editoriales de cara al mercado, no lo dudo. Es interesante analizarlo. No creo que esté de más, aunque también me parece que no hay que obsesionarse con las etiquetas. Cada historia es la que es, una o dos palabras no pueden definirla en su totalidad.

    ¡Un saludo!

    Me gusta

    • GuilleJiCan 31 mayo, 2016 / 7:44 pm

      Es cierto que cada historia es la que es, y es imposible definirla en pocas palabras, pero hay que saber crear las expectativas correctas a los lectores, ya sea para cumplirlas o para subvertirlas completamente. Si no sabes crear las expectativas correctas los lectores se sienten estafados, engañados. “Esta no es la historia que me habían prometido!”.
      ¡Gracias por comentar!

      Le gusta a 1 persona

  7. Blog de la revista moonmagazine.info 31 mayo, 2016 / 8:45 pm

    Yo creo que la clave del artículo de Néstor Belda (con el que estoy totalmente de acuerdo) reside en este párrafo: «¿Cuáles son los límites de los géneros literarios? La literatura es arte y su esencia, como en toda expresión artística, es la libertad.» En muchas ocasiones, es el lector y el reseñador los que interpretan la novela en cuestión como perteneciente a un género, lo cual es por supuesto, válido. Interesante debate.

    Le gusta a 1 persona

    • GuilleJiCan 31 mayo, 2016 / 11:21 pm

      Cierto, como ha comentado Clara en otro comentario, más abajo (o arriba?), cada lector puede sacar su propia interpretación del género de una novela. Por ejemplo, yo jamás calificaría Cumbres Borrascosas como una novela romántica.
      Gracias por comentar ^^

      Le gusta a 1 persona

  8. ASuárezMascareño 1 junio, 2016 / 5:34 pm

    Mi opinión como lector es que agradezco mucho una etiqueta de género bien puesta. Cuando busco un libro normalmente lo hago en base a algo que quiero en el momento en que lo estoy buscando. Evidentemente me encanta cuando un libro me sorprende, y me da algo que no sabía que quería, pero me frustra coger uno que me de lo que no quiero.

    Me imagino yendo a una librería y que todo esté por “narrativa”, sin ninguna distinción, y creo que me da algo… Gastaría más tiempo eligiendo que leyendo.

    Al escribir entiendo que el autor no debe limitarse por lo que diga el género, debe hacer lo que le pida el cuerpo y lo que la historia demande. Pero luego es importante encontrar el sitio donde mejor encaja. Que a veces no es necesariamente el que piensa el propio autor.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s