¿Cómo escribir una novela? – 1.3 – La trama

Cómo escribir una novela 1.3 la trama lecturonauta

Índice: ¿Cómo escribir una novela?

Antes de ponerme a escribir estas entradas, pregunté por ahí que qué les habría gustado saber al principio, cuando empezaron a escribir, y algunas personas incluso me respondieron. Una de ellas fue L. M. Mateo, sobre la planificación de la novela y la escaleta.

¿Cómo se debe planificar una novela? No me refiero a poner tus horas de escritura ni las fechas, no. Me refiero al resto: la creación de los personajes, el argumento, el worldbuilding y demás. ¿Por dónde empiezas? ¿Qué apartados son básicos para el desarrollo y la planificación (mapas, razas…)?

Respecto a los personajes ya hablamos de ello la semana pasada, pero el resto de cosas quedan todavía en el aire.

Una amiga y beta también me preguntó:

Cómo hacer que la trama no sea un truño descolocado y sin sentido, cómo ser coherente.

Así, sin interrogantes ni nada. Exigiendo. Y bien que me parece esta exigencia.

¿Cómo se planifica una historia? Una vez ya tenemos las ideas y los personajes, hay que ver cómo se relacionan esas dos cosas. La historia, o mejor dicho, la trama, es la relación de los personajes con el resto de elementos que componen la obra. Pero no nos pongamos muy técnicos.

La trama es lo que pasa en una historia, de principio a fin. A veces esa trama, según escalan los eventos, traza líneas que hacen muy fácil seguir su estructura. Por ejemplo, veamos algunas de las formas clásicas de una historia.

  • From rags to riches: “De harapos a riquezas”, sería una traducción literal, y define bien cómo se desarrollan estas historias. El protagonista empieza estando abajo, y va creciendo según avanza la obra, hasta llegar a la cima. Lo que se ve en estas tramas es la evolución de los protagonistas, de un estadio inferior (tristeza, pobreza, mala conducta, bajo estatus, poca habilidad) a un estadio superior (felicidad, riquezas, buena conducta, alto estatus, mucha habilidad). Si no recuerdo mal, esto es lo que en la Grecia clásica se llamaba comedia.
  • From riches to rags: La inversion de lo anterior. Pasamos de un estadio superior a uno inferior. Estas historias tratan de la destrucción, corrupción, de la caída en desgracia, y por lo general son tragedias (esta vez sí estoy seguro de esto de los griegos).

Al final se puede resumir en “¿esto va a mejor o a peor?”. Sin embargo, las cosas se pueden complicar cuando vamos para un lado y luego para el otro. Veamos dos tipos más de trama:

  • Person in the hole (se le llama Man in the hole, pero bastante tenemos con el canon intentando eliminar todo lo femenino de la literatura como para seguir llamando así a esta trama): Se traduce como “Persona en el agujero”. Si las dos anteriores eran líneas que iban hacia arriba o hacia abajo, esto forma un valle. La persona protagonista empieza arriba, pero algún revés de la vida la pone en el fondo, del cual acaba saliendo gracias a sus capacidades.
  • ¿Person in the hill?: No creo que este sea el nombre correcto, pero me parece mejor que rags to riches to rags (que es como lo he oído yo, de boca del mismísimo Sanderson). Se traduce como “Persona en la colina”, y la trama tiene forma de colina. Empieza abajo, sube, y luego baja. La persona protagonista empieza abajo, sube arriba por sus capacidades o un golpe de suerte, pero no consigue mantenerse arriba y vuelve otra vez al suelo.

Se pueden seguir intercalando arribas y abajos hasta crear tramas complejas… Al final todo se resume en eso: ¿Las cosas les van bien a los protagonistas o les van mal? Es raro ver momentos en los que las cosas no cambien (más que nada porque suele ser aburrido), y la trama se define por esa imagen que se crea, esa forma de líneas hacia arriba o hacia abajo, que ascienden o descienden más despacio o más rápido.

¿Cómo se crea la trama de una historia, pues? Empezando en un punto y subiendo y bajando en el orden preferido. Cogemos a los protagonistas y les hacemos triunfar o fallar según nos interese.

El conflicto

La herramienta principal para esto es el Conflicto. No es la única herramienta (teóricamente hay historias sin conflicto, pero se ven poco porque es muy difícil hacer algo interesante sin conflicto), pero es la más utilizada y prácticamente todas las historias tienen al menos un conflicto.

El conflicto es un obstáculo para el objetivo de nuestros protagonistas. Este obstáculo puede presentarse de mil maneras distintas. Puede ser un revés de la fortuna, puede ser la naturaleza, pueden ser otros personajes interponiéndose (los llamados personajes antagonistas son los que normalmente se encargan de esto), o pueden ser los propios protagonistas los que se interpongan en su propio objetivo (autosabotaje, ellos son el problema, etc).

En una historia por lo general hay uno o más conflictos. Está el conflicto principal, que es el que marca el inicio y final de la historia (la historia empieza cuando empieza o se muestra ese conflicto, la historia termina con la resolución de ese conflicto), y luego el resto de conflictos que están dentro del conflicto principal (por ejemplo, para vencer al villano primero tienes que vencer a sus esbirros) o que discurren a un lado del conflicto principal (por ejemplo, una trama romántica que no tiene nada que ver con vencer al villano). Eso serían las subtramas, que pueden o no estar conectadas con el conflicto principal (pero mejor que lo estén, si no, literalmente, pueden sobrar).

Todo esto está muy bien, podrías pensar… ¿pero cuándo llegamos a lo práctico?

El status quo y su ruptura

Solo una cosa más antes de ponernos a desarrollar nuestra trama. Hay que hablar de lo que muchos consideran como el núcleo de la narrativa: El status quo y la ruptura del status quo.

El status quo es un estado de equilibrio. Las cosas están bien como están, que es su estado natural. Las cosas pueden ser un mundo entero, una relación entre dos personas, el nivel de una persona en una habilidad… La cuestión es que hay equilibrio, y si no sucede nada, dentro del universo de la historia las cosas podrían estar así indefinidamente y estaría bien.

La ruptura del status quo la propicia el conflicto. ¡El mundo está en peligro! ¡Una de las personas está engañando a la otra! ¡Para la prueba que se avecina tu habilidad no es suficiente! La introducción del conflicto rompe el equilibrio y obliga a los protagonistas a reaccionar. En algunos casos, son los propios protagonistas los que rompen ese equilibrio con el que están descontentos.

Esto se puede ver muy bien durante la primera película de High School Musical. Una de las canciones se llama, literalmente, “Stick to the status quo”. Al final, uno de los protagonistas decide romper ese equilibrio (si haces baloncesto eres deportista, si actúas eres actor) porque quiere hacer las dos cosas, y esto pone a la historia en un estado de desequilibrio.

Durante el resto de la película vemos a los personajes luchando por recuperar un equilibrio. Algunos intentan volver al equilibrio anterior, otros intentan adaptarse al nuevo equilibrio o crear el suyo propio. La historia (y todas las historias) se acaban resumiendo en eso: Empezamos en un equilibrio, el equilibrio se rompe, los personajes intentan recomponer un equilibrio, y por último se llega a un equilibrio, que puede o no ser el que los personajes estaban buscando.

Esta será la estructura habitual de una historia: Planteamiento (se introduce el equilibrio al lector y se rompe mediante el conflicto), Nudo (se intenta recuperar un equilibrio resolviendo el conflicto), Clímax (se resuelve el conflicto) y Desenlace (se impone y disfruta el nuevo equilibrio).

Con todo esto, ya tenemos lo necesario para comprender cómo funciona una trama, y para crear la nuestra propia.

¡La práctica!

La trama normalmente será el desarrollo cronológico de lo que sucede en tu historia.

Ahora que ya sabemos de qué se compone una trama, solo hay que rellenar los huecos con nuestra historia. ¿Cuál es el equilibrio de tu historia? ¿Es un mundo que pronto vas a poner en peligro? ¿Es un personaje feliz? Creas el planteamiento. Esta es la parte fácil, porque en la parte de ideas y personajes has tenido que crear esto.

Después, necesitas un conflicto. ¿Cuál es? ¿El protagonista tiene que conseguir algo? ¿O tiene que sobrevivir a algo? Esta parte tampoco debería ser difícil, porque sabes si quieres tener a una heroína derrotando a una villana, o si quieres tener una relación romántica conflictiva… Las motivaciones de los personajes, que creaste en el último artículo de esta serie, te ayudarán a saber cuál es el conflicto o cómo reaccionan a ese conflicto.

En el nudo se verá cómo reaccionan los personaje ante el conflicto, o qué intentan hacer para resolverlo. Esto es la gran parte de la historia (técnicamente es el 50%), así que aquí es donde pasará todo el embrollo que introduzcas. Si sigues una historia estilo person in the hole/hill, en la mitad de la historia (y en la mitad del nudo) llegarás a lo que se llama el Punto de giro. En el punto de giro, la historia da un giro inesperado. Por ejemplo, la protagonista derrota a la villana. Sin embargo… ¡aún queda la mitad del libro por delante! ¿Por qué no se ha resuelto el conflicto principal que llevó a la protagonista a ir a por la villana? Aquí se puede desvelar cuál es el conflicto principal de verdad (o incluso se puede cambiar totalmente! Pero con cuidado). Si te das cuenta, un punto de giro es otra ruptura de un status quo ya desestabilizado, lo que puede generar un nuevo conflicto.

Un ejemplo de punto de giro sería la segunda película de Los 4 Fantásticos. La película parece ir de los 4 contra Silver Surfer, pero cerca de la mitad se descubre que Silver Surfer en realidad está controlado por Galactus, que es el verdadero villano. La historia entonces da la vuelta para liberar a Silver Surfer y evitar que Galactus se coma la tierra.

El resto del nudo va de resolver el conflicto, ya sea el del principio o hayas metido un giro.

El clímax llega con la resolución del conflicto. La batalla final. La discusión final. El final final. Ya sabemos de qué va esto, la historia ha ido escalando, haciéndose cada vez más intensa hasta este punto en el que estalla. Es el momento de resolver los misterios, descubrir quién es el asesino, derrotar a los villanos, darse el sí quiero, escapar de la ciudad maldita… ¡Lo que resuelva el problema principal!

Por último tenemos el desenlace, también llamado vuelta a la calma. Ahora que se ha solucionado el conflicto, solo falta mostrar cómo se adaptan los personajes al nuevo equilibrio. Vivieron felices y comieron perdices, o “un día más en este infierno”, o lo que se te ocurra.

Para consolidar la trama, lo ideal es que hagas un resumen de lo que pasa en la historia. En orden cronológico (¡si hace falta, ya lo desordenaremos en la escaleta!) y de forma que quede bien claro qué es lo que sucede y por qué sucede.

Una vez que tengas el resumen, estarás preparado para… empezar con la escaleta. Es la última pieza de estructura antes de ponernos a ¡ESCRIBIR DE VERDAD!

Bonus round: ¿Cómo hacer que la trama no sea un truño descolocado y sin sentido, cómo ser coherente?

Esta pregunta es bastante más fácil de lo que parece una vez que tenemos una idea de cómo es una trama. La respuesta se compone de tres cosas: Estructura lineal, Causa-Efecto, y Reglas.

  1. Estructura lineal: No hagas virguerías con la estructura de tu historia. Mantenla todo lo lineal que puedas. Que los hechos sucedan en orden cronológico, sin flashbacks, dentro de lo posible.
  2. Causa-Efecto: Al escribir, sigue ese orden. Primero muestra las causas, y luego el efecto. No hagas estallar algo y luego un capítulo después expliques cómo estaban preparándolo. Sobre todo a la hora de que los personajes actúen para cambiar la trama, no les obligues a hacer algo y luego lo justifiques. Si este personaje se tiene que ir de aquí, primero necesitará razones para irse. En resumen, que todo efecto tenga una causa que lo preceda.
  3. Reglas: La coherencia no es más que adherirse a las propias normas que se han autoimpuesto. Cuando hablamos de magia, decimos que algo es coherente cuando entra dentro del sistema que hemos preparado. Si decimos que hay magia de los cuatro elementos, un quinto elemento es incoherente a primeras (luego puede no serlo, pero en principio lo es). Cuando hablamos de la trama en general, la coherencia sigue siendo adherirse a unas normas, en especial a la de causa-efecto. Tu trama no parecerá incoherente si hay causas precediendo todos los efectos que presentes. Lo más importante es que esas relaciones entre causa y efecto sean lógicas.

La lógica y el sentido común son las dos claves para mantener coherente una trama. ¿Por qué se va a ir la protagonista a otro país solo porque ya no quiera ir a clase de arte? No hay una relación lógica entre estos dos hechos, aunque digamos que uno causa al otro.

Por último, la mejor forma de hacer una trama coherente es dejar todo en las riendas de los personajes. La trama no es un “designio mayor” al que tienen que amoldarse los personajes, sino que la trama es lo que sucede a causa de los personajes. Las acciones de los personajes causan la trama, y no al revés. Si fuerzas a los personajes para que encajen en lo que necesitas que hagan para tu trama, esa trama será incoherente, porque los personajes no actúan conforme a sus propias normas de comportamiento.

Y esto es todo por hoy. Nos veremos la semana que viene, esta vez con la escaleta.

Índice: ¿Cómo escribir una novela?


Si te gustaría saber cómo escribo, y cómo desarollo una trama sencilla, tienes una muestra breve y muy asequible en Testosterona, mi última historia corta. Acción, disparos, sexo, magia según el color del pelo y sobre todo, mucha agresividad. Está disponible en formato Kindle a través de Amazon, y en los formatos mobi, epub y pdf a través de Lektu. ¡Por solo 1€! También puedes adquirir en Amazon la edición en papel¡No te lo pierdas!

Testosterona Promocional Final.png

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.