Manifiesto Veinteañero

Hoy, 31 de Agosto de 2015, cumplo 20 años de existencia.

Lo creas o no, cuesta poner eso por escrito. Si lo piensas, es algo que solo podré poner una vez en mi vida. Asimilar que si es cierto que mi esperanza de vida es de 80 años he pasado ya un cuarto de la misma es algo bastante complicado. Quizás ya lo hayas sentido. Quizás te queden años para sentirlo. Quizás no lo sientas nunca, pero cumplir veinte años tiene el efecto de cambiarle a uno por dentro. Espero que esto quede en algo más que un manifiesto y una sensación de angustia placentera y extraña que pocas veces he experimentado. Es como esos nervios que nos invaden ante una primera cita.

Antes de mirar al futuro quiero echar un vistazo al pasado, y ver cómo he llegado hasta aquí. La vida de un lector nacido en los 90, en un pueblo pequeño, es bastante dura a nivel social, aunque supongo que mucha gente lo ha tenido peor. Aprendí muchas cosas por mí mismo, y durante un tiempo estuve más a gusto entre adultos que entre iguales. A pesar de las circunstancias, he tenido unos amigos fieles y geniales que siguen acompañándome a día de hoy, y encontré el amor justo cuando dejé de buscarlo. Y a pesar de algunos ramalazos esporádicos que supongo que serán iguales para todos, he tenido una vida feliz y satisfactoria.

Siempre tuve el objetivo de llegar a la universidad, y a pesar de los reveses de la suerte (como que la carrera a la que entré cambiase de ser de letras a ciencias cuando ya había entrado en bachillerato, perdiendo automáticamente 4 puntos de 14 en la selectividad) estoy en la carrera que quiero y que amo, con auténtica vocación. He pasado los dos peores años, tanto de la universidad como de la carrera en general, sin tacha alguna, y he aprendido dónde están mis límites y mis capacidades.

Respecto a las artes, siempre he tenido contacto con la creación. Desde que tenía tres años copiaba pokémon en papel vegetal, y crecí dibujando, algo que sigo haciendo a pinceladas no literales cuando me pega una musa con lapiceros afilados. Tuve mis escarceos con el teatro, por poco que aprendiese de los desfasados consejos amorosos de Romeo Capuleto y Cyrano de Bergerac, aprendí a manejar mi cuerpo y encarnar personajes, algo que me ha sido muy útil en ciertas ocasiones en las que me puse en los zapatos del yo que quería ser. A los seis años escribí mi primer cuento, aunque no fuera hasta los catorce cuando comencé mi verdadera andadura literaria escribiendo mi primera novela inacabada.

No sé en qué punto me enamoré de la escritura. No fue algo instantáneo. Cuando terminé mi primera novela me di cuenta de que no tenía escapatoria. Ese punto y final fue la flor que me hizo darme cuenta de que estaba atrapado por esta bella enredadera de letras a la que los ingleses llaman storytelling, que había ido creciendo sin darme cuenta según juntaba palabras y palabras.

Para el momento presente, y es la cosa de la que más orgullosa me siento, he escrito cuatro novelas. Con eso me refiero a que he terminado su primer borrador. Y en algunas hasta segundo y tercero. La primera era horrible hasta el extremo y ya llevo un 60% reescrito por lo menos. La segunda es decente, pero muy débil a nivel argumental. La tercera es corta y extraña, pero estoy seguro de que quedaré muy satisfecho cuando termine su tercera corrección, con la que estoy enfrascado ahora. Y por último, la cuarta está sentada, esperando a que pueda meterle mano para pasar de su fase de primer borrador.

Si le añadís un par de frikerías varias a la mezcla, como las cartas Magic the Gathering, videojuegos varios, anime y demás, tenéis un buen esbozo de lo que soy, aunque no sepáis cómo soy.

En el momento presente soy un adulto con la vida por delante. Siento que todo lo que he hecho hasta ahora ha sido la práctica, ahora empieza por fin la prueba de verdad. Y como he aprendido e interiorizado, es el momento de preguntarse: ¿Y ahora qué? ¿Qué es lo que quiero conseguir, y cómo voy a hacerlo?

Esto no es una lista de deseos. Es una serie de objetivos que me comprometo a conseguir de aquí a diez años. Esto es lo que haré durante la siguiente década, mis prioridades en la vida.

Escritura:

  1. Escribir seis novelas. Probablemente acaben siendo más, pues una por año no es una cifra demasiado difícil de conseguir, pero prefiero ser realista. Seis me parece un buen número.
  2. Publicar con editoriales al menos tres novelas. Espero sinceramente que sean muchas más, pero sé que esto no es algo a lo que se pueda meter prisa. El sistema es lento, pero una vez que publique una sabré que podré publicar otra, y otra…
  3. Convertirme en un autor con una buena plataforma y marca personal. Una vez conseguidos los dos anteriores, espero que tanto este blog, como mis redes sociales, como mi persona pública, evolucionen a mejor. Quiero llegar a ser alguien conocido. Quizás diez años no sean suficientes para alcanzar el renombre de inmortales del género como Laura Gallego en España o Neil Gaiman, pero llegar al nivel de, por ejemplo, Concepción Perea en España, o incluso Brent Weeks al otro lado del charco, es algo que veo factible una vez consiga los dos primeros puntos.
  4. Inventar una nueva forma de leer novela. Esto es algo en lo que llevo pensando un tiempo y que creo que puede funcionar muy bien, a pesar de que no lo haya visto hecho jamás. Conseguir que esa forma de escribir y leer sea algo exitoso no entra dentro de este punto, pero es un buen plus.

Psicología:

  1. Terminar la carrera. Eso incluye el posible máster y doctorado, si al final me decanto por eso.
  2. Encontrar un trabajo relacionado con mi campo. Ya sea investigación, o diagnóstico, o lo que sea.
  3. Encontrar una forma de ayudar a la gente con los conocimientos y destrezas adquiridas.

Vida en general:

  1. Independizarme y conseguir un lugar para vivir y escribir.
  2. Aprender suficiente inglés como para poder leer perfectamente libros en inglés.
  3. Aprender un tercer idioma, aunque sea a nivel básico.
  4. Leer una media de 24 libros al año.

Una vez al año, en mi cumpleaños, volveré a esta página y ampliaré este manifiesto. Y si ha habido mucha suerte ese año, tacharé objetivos de esta lista.

Siempre he sido una persona que ha tenido bastante claro lo que quiere hacer con su vida. Esta es solo mi forma de reafirmarlo, y de intentar inspirarte. No es solo abrirte un poco mi corazón y mi cabeza, es intentar alimentar ese fuego que todos llevamos dentro. Nunca es tarde para empezar, y cada día puede ser el primer día de tu nueva vida.

1 de Septiembre de 2015. El primer día de mi nueva vida ha comenzado.

journey-game-screenshot-20-b

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s