¿Cómo escribir una novela? – 1.1 – Las ideas previas

Cómo escribir una novela 1.1

Índice: ¿Cómo escribir una novela?

Las historias tienen un núcleo. No se puede escribir una historia sobre nada. Ese núcleo son las ideas, y si quieres escribir probablemente tengas muchas de ellas. Millares, pequeños fragmentos, semillas, personajes, mundos, etc.

Antes de escribir una novela necesitas las ideas, y por tanto antes de hablar sobre cómo escribir una novela, hay que hablar sobre las ideas.

Uno de los mitos que existen es que existen ideas buenas e ideas malas. Hay mucha gente recelosa de que le roben sus grandes ideas. Pero las ideas, en realidad, no valen nada por sí solas. Ese diccionario de idioma inventado o esa enciclopedia de tu mundo no sirven para nada si no tienes un sitio en el que aplicarlo. Pero no nos adelantemos.

Para escribir una historia necesitas ideas. Estoy seguro de que hay bastante gente que piensa “yo quiero escribir una historia, pero no sé de qué”.

¿Cómo se consiguen las ideas? En muchos casos no hay problema, porque la actividad de nuestro cerebro genera información aleatoria que a veces “nos viene a la cabeza”. Un día te despiertas y quieres hacer un mundo dominado por patos. Paseas al perro y te viene la idea de unos señores bajitos yendo a tirar un anillo al volcán. Esto es muy habitual.

Cuando pregunté qué cosas querrían decirse algunas personas a sus versiones más jóvenes, Virginia Buedo me dijo: “Apuntar todo. Luego se olvidan estas cosas”. Las ideas que nos vienen así al azar suelen olvidarse. Muchas veces nos creemos que nos acordaremos de esas cosas sin apuntarlas. Yo también he caído en ese error. Si necesitas ideas, o se te ocurre una idea buena que necesitabas, apúntala. No hace daño, es rápido, y te evitas disgustos.

Pero hay gente que tiene dificultades para encontrar ideas. Si no te vienen las ideas a la cabeza, no desesperes. Hay gente en tu misma situación, y se han desarrollado herramientas para ello. Una de las más usadas es un generador de ideas aleatorias. Puedes usar una página de internet que genere sustantivos o adjetivos, listas de palabras, o los famosos story cubes. Si no te gusta la idea, prueba otra vez.

Pero no es la única forma de generar ideas. Aunque parezca increíble, no se puede crear algo de la nada, y las ideas siempre vienen de alguna parte. Este proceso de generar ideas nuevas es algo inconsciente, pero se puede hacer de manera consciente si seguimos un proceso concreto.

Ya escribí un artículo sobre esto al hablar de qué se puede aprender de los videojuegos, y recomiendo echarle un vistazo para dejar esto más claro, pero aquí voy a resumir las cuatro formas de conseguir ideas nuevas. Todas ellas requieren de ideas previas.

  1. Desarrollar una idea ya existente
  2. Desarrollar una idea fuera de su contexto habitual
  3. Desarrollar una idea de forma no convencional
  4. Mezclar dos ideas

Desarrollar una idea ya existente es algo muy fácil. Es crear sobre una base, explorar lo que no se ha explorado sobre una idea que ya existe. Los universos expandidos son una buena muestra de esto, el universo expandido de Star Wars son historias de cosas que no se exploran en las películas, por ejemplo. O nuevas entregas en la saga, como la nueva trilogía, son desarrollar una idea ya existente.

Desarrollar una idea fuera de su contexto habitual es una buena forma de crear algo nuevo y poco habitual. “Lo que le pasa a una niña preadolescente” no es una historia original, pero cuando sacamos eso de su contexto habitual tenemos cosas como La ladrona de libros. La propia Star Wars es una historia fantástica clásica ambientada en el espacio exterior.

Desarrollar una idea de forma no convencional suele implicar darle la vuelta a las cosas en la idea. Por ejemplo, en una historia fantástica clásica, usar al villano como protagonista sería desarrollar esa historia típica de forma no convencional. Una de mis propias historias se basa en la idea de que los demonios han invadido un mundo plagado de humanos… y esto es de lo más beneficioso para los propios humanos en vez de una catástrofe.

Por último, mezclar dos ideas es algo muy fácil de ver. Espadas láser. Piratas contra dinosaurios. O en uno de mis propios ejemplos, la idea de la alomancia de Sanderson junto a los colores del pelo da lugar a la pilomancia de Testosterona.

Estos cuatro métodos te darán ideas nuevas aunque no tengas ninguna capacidad imaginativa.

Por último, una cosa que no se sabe al principio de nuestro viaje por la escritura es que las ideas no valen gran cosa. Es normal que las personas que empiezan atesoren sus ideas, sean recelosas de compartirlas no sea que se las roben. Pero una persona que lleva mucho tiempo sabe que las ideas solo valen lo que se hace con ellas. Una idea no vale nada, las hay a millares. No existen ideas buenas o malas, solo existen ideas bien desarrolladas y mal desarrolladas.

Al final la idea no importa mucho, lo que importa es cómo se ejecuta, cómo se pone en texto. Algunas de las que podrían considerarse peores ideas, como los pensamientos de un irlandés durante un día normal y anodino de su vida, se han convertido en clásicos de la literatura por su ejecución. Al final no importa que tengas una “buena” o “mala” idea, sino que la escribas bien o mal. Una mala ejecución arruinará una “buena” idea y una buena ejecución hará que una “mala” idea luzca bien.

¡Y esto es todo por hoy! La semana que viene hablaremos por primera vez de los personajes. ¡No será la última!

Índice: ¿Cómo escribir una novela?


Si te gustaría saber cómo escribo, y hasta dónde llevo mis ideas, tienes una muestra breve y muy asequible en Testosterona, mi última historia corta. Acción, disparos, sexo, magia según el color del pelo y sobre todo, mucha agresividad. Está disponible en formato Kindle a través de Amazon, y en los formatos mobi, epub y pdf a través de Lektu. ¡Por solo 1€! También puedes adquirir en Amazon la edición en papel. ¡No te lo pierdas!

Testosterona Promocional Final.png

Anuncios

2 respuestas a “¿Cómo escribir una novela? – 1.1 – Las ideas previas

  1. torpeyvago 12 octubre, 2017 / 9:06 pm

    En cuanto a la importancia de las ideas, estoy totalmente de acuerdo. Parece ser que «Romeo y Julieta» no es una idea original; pero ahí está la ejecución.
    Hay un género en la mal llamada música clásica que son las variaciones; sí, el tema principal puede ser genial, pero luego hay que «realizar» esas variaciones dándole gracia, y te aseguro que hay unas sobre el mismo tema que son geniales y otras son… bueno… unas más.

    Le gusta a 1 persona

    • GuilleJiCan 13 octubre, 2017 / 12:00 am

      A la hora de valorar libros, si intento hacerlo de manera objetiva me fijo en lo que intenta conseguir y en si ejecuta bien eso.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.