Atrapar la oportunidad al vuelo

¿Sabías que el éxito en la sociedad actual no suele depender del talento, sino de la suerte?

En este artículo reciente se hizo una simulación que acabó pareciéndose a la forma actual de distribución de riqueza. Al mirar qué características definían a las personas con más éxito, se dieron cuenta de que el talento influía bastante poco, y que lo más importante era la suerte.

Y al final es cierto. Un pequeño porcentaje de gente talentosa acaba teniendo éxito, pero es un porcentaje pequeño.

Si nos damos cuenta, hay muchas cosas en nuestra vida que están definidas por la suerte, o mejor dicho, por azar. El nivel económico de nuestra familia, el lugar y época en la que nacemos, nuestro color de piel y nuestro género, cuatro cosas que determinan muchísimo nuestras oportunidades en la vida, y que no dependen en absoluto de nosotres.

En la escritura no es distinto. Todo el mundo conoce autores que escriben regular tirando a mal y que tienen muchísimo más éxito que otra gente que se ha dejado la vida refinando su arte.

En la vida y en la literatura, no se aplican las reglas de la meritocracia. Por lo general, el éxito (que suele llegar de forma fortuita) se recompensa con más éxito aún, por lo que al final se ve un efecto de bola de nieve.

En la literatura es igual. La mejor forma de predecir si alguien va a tener éxito comercial o no es si ha tenido una publicación exitosa antes. Por lo general, eso se va acumulando, así que una vez has tenido un primer éxito, con menos suerte puedes cabalgar ese éxito para conseguir otro.

Pero eso nos lleva al dilema millenial: “¿cómo puedo conseguir un trabajo sin tener experiencia cuando todos los trabajos piden experiencia?”

Y solo hay dos respuestas posibles.

O encuentras esa experiencia primero, o tienes suerte.

En la escritura puedes tener suerte. Echar a cualquier editorial, sin experiencia y con una obra mediocre, y que tengas la suerte de que a la persona encargada le llame la atención, que la editorial esté buscando ese tipo de libros ahora mismo, que alguien con muchos seguidores se tope con tu libro y lo recomiende mucho… Y seas un pelotazo.

Pero también está la alternativa: crear tu propia experiencia, en este caso, con la autopublicación, pero incluso así necesitas suerte.

La cuestión es que la suerte es un factor externo e incontrolable, así que… ¿hay algo que podamos hacer para mejorarla?

La verdad es que sí.

“Exponte a todas las interacciones y oportunidades casuales que te sean posibles”.

Esta es la recomendación que hacen en el artículo, al final (el artículo completo es muy interesante, quizás merezca la pena echarle un vistazo largo). Y al final tienen razón. Como dicen, quedándote en tu habitación no puedes conseguir gran cosa. Las oportunidades hay que buscarlas, hay que exponerse a ellas. No pueden seleccionarte en un concurso si no te presentas a ese concurso.

Incluso con probabilidades pequeñas, la mejor opción sigue siendo exponerse. Digamos que hay un 1% de probabilidades de publicar en una editorial grande. Eso no quiere decir que una de cada 100 veces vayas a publicar, el azar y la probabilidad no funcionan así… pero la ley de números grandes nos indica que cuanto más aumentamos los ensayos, más se acercan los resultados a la probabilidad real. Con un 1%, si intento publicar 1000 veces, debería conseguir publicar alrededor de unas 10 veces. Pueden ser 10, o 0, o 20, incluso 300 veces. Pero la mayoría de las veces, ese número estará alrededor del 10.

Hay que exponerse a esos momentos de azar. Hay que echar la lotería para que te pueda tocar (en el sentido literario, no compréis boletos de lotería ni lootboxes ni gachas ni nada que pueda considerarse juego organizado, que las adicciones son muy malas y esas cosas están diseñadas para que te enganches).

“También es verdad que aunque te expongas seguirás necesitando suerte”.

Pero la suerte no depende de ti. Exponerte sí.

Portada Iridiscencia sin color

Cada persona tiene sus formas de hacer las cosas. A mí no me gustan los concursos literarios porque sé que en gran medida están determinados por suerte y por las opiniones subjetivas del jurado. Pero de vez en cuando participo.

Hace poco participé en dos convocatorias, una es Iridiscencia y otra es Empotradoras. El fallo de Iridiscencia ha salido ya, y han seleccionado a un montón de gente maravillosa.

Yo no estoy entre esa gente maravillosa.

eburR4kA_400x400.jpg

Me alegré mucho por la gente chachi que ha sido seleccionada (puedes consultar el fallo aquí) pero la verdad es que estuve un poco plof al principio. Tenía mucha fe en este relato, sabía que era bueno, pero imaginaba que la gente seleccionada en cifi sencillamente era mejor o había gustado más al jurado. Al fin y al cabo, eran pocas plazas y hay mucha calidad.

Pero me quedé a verlo hasta el final y luego dieron menciones de honor.

Y dijeron mi relato.

excited-gif22

Estaba gritando por dentro y un poco en shock.

En mi mente se había desatado una lucha entre el buen rollo y el mal rollo.

—No te han seleccionado.

—¡Pero te han mencionado!

—¿Y eso de qué te sirve?

—¡Validación externa! ¡El relato les ha gustado!

—Ya, pero, ¿y ahora qué? ¿Eso de qué te sirve?

La verdad es que se me encendió la bombilla. Hace poco tuve conversaciones con gente sobre subir relatos que no han sido seleccionados en concursos, sus pros y sus contras. Sobre todo sus contras. Es decir, ¿por qué subir un relato que no ha sido seleccionado? Si no lo han seleccionado, no tiene por qué significar que es un mal relato, pero la gente puede interpretarlo como tal. A lo mejor sí es un mal relato que todavía requiere un buen pulido antes de ver la luz.

Y que te seleccionen también tiene sus contras. Una de las cosas que no me gustan de las antologías es estar entre tanta gente guay. Es inevitable compararse, y como ya sabemos, nuestros cerebros se empeñan siempre en que somos la peor historia de todas y que no merecemos estar allí. Mis historias suelen ser raras y no quiero ser quien lastre al resto, que la gente se quede con un mal sabor de boca en toda la antología por mi culpa… También hay otras razones más egoístas. Es más fácil destacar en solitario y hacer carrera, puedo controlar el proceso editorial… En este caso, puedo publicar el relato en papel, cosa que no sé si al final será posible en el Iridiscencia.

Pero, ¿un relato que ha sido mención de honor? Tiene muchos pros y apenas ningún contra.

Vi la oportunidad. Quería llevar algo al Celsius… pero no tenía mucho tiempo. ¿Sería capaz? ¿La gente querría leerlo?

Tenía dinero de un encargo reciente, así que podía reinvertirlo. Evalué la posibilidad de publicarlo igual que la primera tirada de Testosterona. Vi las fechas. Podía hacerlo. Pero eso requería lanzarme.

Así que lo hice.

No me lo pensé mucho. Esa misma noche del día 20 revisé, edité, maqueté, diseñé la portada, e intenté dejar todo listo. A la mañana siguiente ya había mandado el libro a impresión.

El día 26 los tuve en casa.

Al anunciarlos, agoté la primera tirada entre preventa y regalos en 2 horas. Ya tengo la segunda tirada lista para el Celsius, donde podréis comprarlos por la irrisoria cantidad de 3€.

DgnBvpZXcAAn7Yv
Sad Patata No more

Hay que prestar atención a cualquier oportunidad, hay que atraparlas al vuelo. Porque la suerte no espera a nadie, así que hay que ir a por ella cuando esté al alcance de nuestras manos.

Aunque sea escurridiza, algún día la atraparemos.

Como suelen decir, better lucky than good.


Si vas a estar en el Celsius o el preCelsius, ¡no tengas miedo de pedirme uno de los libros! Tarde o temprano estarán en digital, disponibles a través de Lektu, pero hasta entonces la única forma de conseguirlos será en mano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.