Reseña CRÍTICA de Milena, o el fémur más bello del mundo, Jorge Zepeda Patterson

C_ Milena y el femur.indd

(Aviso, reseña larga y llena de críticas).

Milena, o el fémur más bello del mundo, es el premio Planeta 2014, escrito por Jorge Zepeda Patterson y distribuido en todo el mundo hispanoparlante por la editorial Planeta.

Sinopsis: 

Una vigorosa novela de acción y amor que denuncia los abusos de poder y la corrupción, pero que, sobre todo, nos muestra el alma abierta de una mujer vejada, como tantas otras, en un mundo cada vez más globalizado. La belleza de Milena también fue su perdición. Convertida en esclava sexual desde la adolescencia, intenta huir cuando muere su protector, un magnate de la comunicación que sufre un fallo cardiaco mientras hace el amor con ella. En su angustiosa fuga, se cruza con los Azules, un trío de justicieros formado por el periodista Tomás Arizmendi, la política Amelia Navarro y el especialista en alta seguridad Jaime Lemus. Ellos desean liberarla, pero Milena guarda con recelo un espinoso misterio que atesora en su libreta negra y que supone su salvación y, sobre todo, su venganza.

Regalé este libro a mi novia allá por las navidades de 2014, creo. Ella se lo leyó y le gustó bastante, y tras un tiempo de mis propias lecturas me fui de vacaciones. El libro que traje me duró tres días (reseña quizás para finales de este mes), y por suerte me había echado otro. Y debo decir que el libro me da sentimientos contradictorios.

No voy a contenerme demasiado, así que quizás os sorprenda que esta reseña se desvíe un poco de lo que viene siendo habitual (lo que parece que se está volviendo habitual en mis reseñas). O no. De acuerdo, para ser justos con el libro, voy a contaros mi opinión como lector y como escritor.

Mi opinión de este libro, como lector.

El libro arranca muy fuerte pero se queda sin fuelle nada más empezar el primer capítulo. A partir de ahí, va a tirones (los capítulos de Milena son interesantes, los del resto no) hasta que la cosa se estabiliza un poco (allá por la página 200, más o menos la mitad). Los personajes son adultos, pero en muchos casos la mayoría parecen adolescentes en cuerpos mayores (que cada uno vea eso como algo bueno o malo), y por lo general no me quedo con ninguno de ellos. Llegan a ser estereotípicos y hasta planos, con algún que otro tinte de profundidad que tampoco me llamó demasiado, pero por lo general no están mal. La narración me pareció demasiado ligera, con grandes resúmenes de acontecimientos y trasfondos de personajes, por lo que las verdaderas escenas que leemos son muy breves y o nada importantes, o muy vitales.

La novela parece que no sabe hacia dónde va, y sus giros son previsibles o totalmente inesperados, pero los que realmente sorprenden me importaron bien poco. Aun así, la novela engancha y no te da ninguna razón para dejar de leer. Trata bien sus temas (prostitución, corrupción…) y tiene algunos puntos que son una maravilla (todos los pequeños fragmentos de “ellos”). El personaje de Milena y toda su trama sí que son lo mejor de la novela, y sus capítulos sí que me gustaron mucho.

En conclusión: Una lectura no muy allá, interesante para matar el rato pero poco más. Lo único que me habría arrepentido de haberme perdido si no hubiera leído esta novela son los fragmentos de “ellos”, que son geniales.

¿Deberías comprarlo? Es un buen libro regalo, no lo niego, pero creo que no merece la pena si lo encuentras por más de 13 euros. Es una lectura que podrías pasar perfectamente. Si te llama, busca en bibliotecas o pregunta, seguro que alguien lo tiene.

A partir de ahora la novela va a ir cuesta abajo.

Mi opinión de este libro, como escritor.

Es un libro creado con un propósito: Vender. Veamos si cumple los requisitos: ¿Fácil de leer? Sí. ¿Tema de mucho impacto/actualidad? Sí, y sí. ¿Sexo gratuito? Sí. ¿Es fácil que el lector se identifique con los personajes? Sí, y tiene un amplio abanico para elegir. ¿Tiene gancho? Sep.

Podría seguir así eternamente. Y bueno, de acuerdo, voy a aceptar que crear un libro comercial, con el único propósito de que venda bien, no es un delito. ¿Sabéis qué es delito? Sí, joder, es el puto premio Planeta. Según internet, es el segundo premio literario con más premio (solo le gana el Nobel de literatura), y cualquiera podría pensar que un galardón de ese estilo fuera sinónimo de buena literatura. Oh, qué equivocado estaba.

No voy a entrar demasiado en polémica más allá de esto: Sí, el premio está amañado (ya lo denunciaron autores como Delibes, al que se lo ofrecieron) y esto no es ilegal, pues es la editorial la que elige qué novela va a ganar (aunque la pantomima del jurado es un poco… para cuando “anuncian” el ganador ya está impreso y listo para poner a la venta en todas las librerías), pero me sienta mal, como escritor, que algo que podría ser un sello de calidad sea solo un ardid promocional.

El libro está diseñado para vender. Es literatura que se consume rápido, y solo por ser de actualidad ya tiene fecha de caducidad. Cualquiera con dos dedos de frente sabe que la cercanía del premio con las navidades no es casualidad, y bueno, no me voy a quejar: Es un libro que se sabe vender muy bien. Esto habría que admirarlo.

Pero no. Porque si algo me ha demostrado Patrick Rothfuss es que puedes escribir algo de muy buena calidad y dar el pelotazo solo por eso. La calidad vende. Y defiendo, esta novela es de una calidad mala, como mucho decente. Correcta. Pero no tenéis por qué creer mi testimonio. Puedo argumentarlo.

La novela empieza con el gancho más brutal que he visto como prólogo. Sí, cumple su función a la perfección, pero se siente demasiado artificial. Es un decálogo de todos esos consejos de “cómo escribir un buen comienzo de novela”, pero eso no tiene porqué ser algo bueno, porque es que no se siente natural.  

La novela tardó 200 páginas en sumergirme. DOSCIENTAS. PUTAS. PÁGINAS. Un libro no debería poder permitirse eso. He visto Young Adult con mayor capacidad de inmersión que esta novela. HASTA CINCUENTA SOMBRAS DE GREY LO HACE MEJOR.

Es lo típico de “no, a partir de este punto mejora”. Sí, entiendo que los libros tienen que ir siempre hacia arriba, pero todo tiene que ser apetecible. Que tenga que pasar la mitad del libro para que éste empiece de verdad no está bien. Ahora mismo estoy leyendo The Lies of Locke Lamora (en inglés, lo cual hace que sumergirme sea el doble de difícil) y no ha tardado ni diez páginas en meterme en su atmósfera, en su tono.

La novela es lenta y densa. Debido al estilo “periodístico” (el autor es más periodista que novelista) pasan cosas continuamente, pero es como si no pasase nada en verdad. Hay acción cada dos por tres, como si el autor tuviese miedo de perder la atención de sus lectores (miedo comprensible, la verdad), y mete demasiada información sin preocuparse primero en que esa información me importe en absoluto.

Voy a poner un ejemplo. Ya en mi reseña de goodreads dividí la novela en dos: Todo lo de Milena, y el resto. Lo de Milena hace las cosas bien: Me mete en la acción pero sin saber nada de nada. Me intriga y me hace preguntarme qué ha pasado. Ya me tiene ávido de información, y la va soltando a cuentagotas. Lo primero que hace es mostrarme sus comienzos, la gran diferencia entre la Milena del pasado y la del presente. Bien, joder, bien.

Sin embargo, con el resto pasa lo contrario. Me presenta a “los azules”, los cuales son aburridos, y me cuenta un poco su trasfondo, el cual sigue siendo aburrido. Me pone en situación con ellos, cuando a mí realmente esos personajes me importan muy poco (pues en ese momento tiene otra trama en marcha que me importa bastante más, la que ha presentado en el prólogo), y no hace que ninguno destaque demasiado sobre los demás. Aquí tengo unos personajes que no me importan para nada y una información sobre ellos que ni quiero ni he pedido.

Las escenas de Milena son intensas. Sin embargo, el resto son una serie de resúmenes de lo que ha sucedido, de lo que ha hecho uno con otro, y si hay un poco de suerte quizás toque alguna escena propiamente dicha. Parece un autor que le tiene miedo a mostrar y solo sabe contar. Esto es aún peor cuando el autor hace cosas como cambiar de punto de vista porque le da la gana (lo cual podría, al menos, hacer bien), o darle demasiado trasfondo a un personaje antes incluso de presentarlo (y tras aparecer un par de líneas, no volver a mostrarse en el resto de la novela) lo cual no está mal per se, pero es que abusa de este recurso. Y bueno, uno de los peores crímenes que comete, es intentar dar sermones a los lectores. Intenta suavizarlo haciendo que lo diga un personaje en concreto, pero si es un personaje que no tiene ninguna otra función en la historia y que solo aparece tres veces contadas, la gente se da cuenta.

Los escenarios del resto son nebulosos en la mayoría de las veces. ¿Sabéis ese fallo de novatos, que parece que la acción pasa en el vacío? No es algo que pase siempre, pero la localización es algo que da igual en casi todas las escenas.

Pero hay mucho más, por supuesto. Los personajes de la parte de Milena (de su pasado) son interesantes. Quizás sean un poco estereotípicos, sí, pero tienen algo. Sin embargo, los del resto son anodinos, un poco planos, y algunos hasta son indistinguibles: Claudia y Amelia son descritas de la misma forma, pero a nivel práctico la única diferencia entre ellas es que una es pelirroja y la otra tiene punto de vista en la novela. Lo único que podría haberlas diferenciado a nivel práctico es su forma de ver el asesinato, pero hasta eso se lo carga el autor. Es lo que tiene contar en vez de mostrar: Por mucho que digas que son distintas, si no me lo demuestras por sus actos, de poco sirve.

Hay dos personajes que se salvan, en mi opinión. Uno de ellos es Luis, un joven hacker de alto nivel que sí que se comporta como un joven hacker de alto nivel, aunque si le quitas su profesión no queda casi nada debajo. El otro es Jaime, un hijo de un rico que intenta superar a su padre, tiene una empresa de seguridad puntera y exitosa, es un pragmático que opina que el fin justifica los medios, y el cual no duda en intentar sacar tajada del crimen organizado una vez llega el momento. Este sería el único personaje (quitando a Milena) que tiene el suficiente desarrollo como para que llegue a tomármelo en serio. Qué demonios, me ha gustado. Ha sido una de las pocas razones por las que he podido terminarlo. Incluso había conflicto entre estos dos personajes, pero ese es otro de los problemas.

El autor es un calientapollas. Al menos literariamente. Nos intenta hacer creer que hay conflicto, pero ese conflicto nunca llega a estallar. Desde los primeros capítulos, por ejemplo, nos dice que Luis y Jaime se odian porque éste último hizo que en algún momento le dieran a Luis un tiro en la pierna. Pero tras leer la novela, la única razón por la que ocurre eso es para que la novela se termine inmediatamente una vez que Luis encuentra a Milena. ¡Se supone que Luis odia a Jaime a muerte! ¡Demuéstramelo! Amelia está celosa porque su marido está con Claudia, pero en vez de profundizar un poco, lo deja pasar y le da Amelia su propia aventura, porque sí. ¡Me has prometido conflicto, maldita sea! ¡Tienes mil oportunidades para dármelo! ¿¡POR QUÉ NO LO HACES!? La falta de conflictos entre los personajes principales hace que éstos apenas puedan evolucionar.

Pero bueno, con la cantidad de cosas que he criticado, ¿y todavía no hemos acabado? Bueno, así es más o menos como se siente la trama de esta novela. He dicho ya como lector que parece que da bandazos, pero es que esta estructura de capítulos pequeños (sorpresa descubrir que los capítulos cortos venden mejor) impide profundizar, y le obliga a ir saltando de un lugar a otro cuando realmente no es la mejor de las ideas. La novela es lenta y tarda en arrancar un montón. El clímax no merece tal nombre, y la historia no escala apenas. El epílogo es un crimen, ya que recoge lo que le sucede a personajes que no nos interesan en absoluto, intentando cerrar de golpe arcos argumentales que debía haber terminado mucho antes, y es además el capítulo más largo de toda la novela. Si no, de los que más.

Algo bueno puedo sacarle: Es el ejemplo de que escribir bien no significa buena literatura. El autor se las apaña para no sonar pedante cuando utiliza vocabulario sofisticado, lo cual es un logro, pero se prostituye de manera imperdonable para muchos: Es demasiado neutro para ser una novela de un autor mexicano, sobre personajes mexicanos en México. Sí, de vez en cuando suelta algo que sí suena mexicano, pero solo lo justo para que los lectores españoles no se alarmen demasiado y huyan despavoridos. Solo pinceladas para que no nos olvidemos.

A nivel de narración es decente. Se salva porque el estilo periodístico no es que sea la cosa más complicada de escribir siempre que tengas suficiente información que soltar. Pero me parece muy triste que los mejores retazos de la novela sean los fragmentos de “ellos” (que quizás incluso sean testimonios reales de personas reales aunque retocados, lo que le quita completamente el mérito al autor), y una escena de un tiroteo que es un completo Deus ex Machina con un personaje que aparece justo para explicar la casualidad que permite que la trama avance. Esa es la única vez que utiliza bien eso de dar un trasfondo demasiado largo a un personaje. Quitando eso y alguna que otra escena de Milena y Jaime, no se puede destacar la introspección de los personajes o la narración propiamente dicha porque en muchos casos NI LA HAY.

Porque sí, porque eso de mostrar en vez de contar está demasiado visto, ¿no? Por una parte pienso que esta novela ganaría muchísimo solo por pasar a la pantalla en forma de serie o película, y eso es muy triste. Pero más triste es que lo único que pueda decir para defender la novela en general es que es correcta. En el mal sentido de la palabra.

Para terminar (porque en algún momento tendré que terminar), diré que me pareció un libro hecho sin pasión, sin alma. Sin todo eso que se supone que los escritores debemos plasmar en el papel. Lo cual es más increíble cuando descubres que muchos de los personajes aparecen en otra novela del autor.

¿Deberías comprar esta novela? NO. Como escritor deberías huir de ella como la peste, no sea que te vaya a pegar algún mal hábito. Si alguien que conozcas la tiene, que te muestre el prólogo, los fragmentos de Ellos y vas que chutas. A menos que quieras escribir literatura comercial (contra lo cual no tengo nada en contra mientras al menos tenga un poco de calidad), este no es un libro para escritores.

Nota final como lector: 6. El libro mejora a partir de la mitad y es entretenido para echar el rato, pero tampoco es la gran cosa. No te da ninguna razón para dejar de leer. Es correcto.

Nota final como escritor: 2. Si no fueras premio planeta, quizás podría tomarte un poco en serio, Milena, pero esperaba mucho más de ti. Un punto por ser legible, y otro por todo lo de Milena, pero es triste que todo lo que lleva a su alrededor le lastre tanto. Si eliminásemos todo lo del presente y cogiésemos solo lo de Milena del pasado dándole un final climático, quizás incluso podría ser una novela de 8. Pero no. Lo siento. Eso solo me demuestra que el autor podría haberlo hecho bien. 

La moraleja es: No engañes a tus lectores con falsas expectativas. Solo perjudican su visión de tu historia.

Anuncios

7 thoughts on “Reseña CRÍTICA de Milena, o el fémur más bello del mundo, Jorge Zepeda Patterson

  1. aydimdagam 26 agosto, 2015 / 12:47 pm

    jaja, no he leído el libro ni pienso hacerlo (no me llama, no es sólo por esta crítica ^^) pero me queda la impresión de que esta crítica es mejor que el propio libro… xD.

    Me gusta

    • GuilleJiCan 27 agosto, 2015 / 10:20 am

      Eso no sería difícil 😄 Y mejor que no lo leas, perder el tiempo con ese tipo de libros es malo para la salud mental.

      Me gusta

    • GuilleJiCan 12 septiembre, 2015 / 10:43 am

      ¡Gracias, Avedon! A los libros hay que darles lo que se merecen, y éste precisamente merecía una cuchilla bien caliente y afilada.
      Pásate por aquí de vez en cuando ^^

      Me gusta

  2. Alexis Caballero 19 septiembre, 2015 / 5:09 am

    Bien. Yo que quiero participar en el premio Planeta 2016 me viene genial para subir el ánimo Prometo entregar algo de calidad o que tenga cariño (lo segundo fijo…lo primero veremos)

    Me gusta

    • GuilleJiCan 19 septiembre, 2015 / 11:10 am

      La verdad es que yo no recomendaría participar en esa clase de premios. En primer lugar porque no es un concurso como tal (la editorial tiene derecho a elegir la novela que le da la gana), y en segundo lugar porque hay más concursos en los que hay al menos una posibilidad de ganar. Es más, si te crees capaz de ganar un premio y no encuentras ninguno que te llame la atención, te recomendaría mandarlo directamente a editoriales.
      Aun así, hagas lo que hagas, mucha suerte.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s